Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

En vigilancia para “gente poderosa”, en CDMX se regalaban $21 millones al mes

El ahora ex secretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México, Raymundo Collins, asignaba hasta diez escoltas a una sola persona y que en algunos casos utilizaban vehículos de la propia SSP, reveló la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, minutos después de anunciar que cerca de 1,400 escoltas se reincorporarán a sus actividades.

Sheinbaum consignó que se retiraron alrededor de mil 400 escoltas que resguardaban la seguridad de funcionarios de la pasada administración, así como empresarios y otras “figuras públicas” y que serán reintegrados a las diferentes corporaciones de la Secretaría de Seguridad Pública.

“Estamos retirando escoltas de muchas personas que por ley no deben tenerlas, cerca de mil 400 policías que deberían estar cubriendo funciones de policía y que se están retirando escoltas de muchos lugares. Son escoltas que se daban sin ningún costo para quien las tenía y que representan alrededor de 21 millones de pesos al mes”, dio a conocer.

   

En entrevista, Sheinbaum Pardo dijo que “sólo se mantendrán las escoltas que entran en los lineamientos establecidos; es decir, el anterior procurador, el anterior secretario de Seguridad Pública, exjefes de gobierno, pero sólo los que acaban de salir”.

En ese sentido, advirtió que “todo aquel que quiera seguir contando con este servicio de escoltas, existen los mecanismos para contratar a elementos de la Policía Bancaria y Policía Auxiliar”.

Agregó que además de los exfuncionarios, entre quienes se beneficiaron con esta protección, “hay de todo: empresarios y otras personalidades, pero lo más importante es que esos elementos policíacos tienen que cubrir sus labores de brindar seguridad pública, tienen que estar para cuidar a los ciudadanos”.

La Jefa de Gobierno rechazó señalar personajes. Dijo que “no se trata de señalar a alguien, es más bien una orientación general, los escoltas regresan a cubrir las funciones de seguridad pública, para proteger a todos los ciudadanos y empresarios y otros esquemas que recibían de manera gratuita esta protección, pues los orientamos a que puedan seguir contratando a la Policía Auxiliar y a la Bancaria”.

Dijo también que en la asignación de esos escoltas no existió ningún mecanismo en especial y que todo quedaba a criterio del entonces secretario de Seguridad Pública, Raymundo Collins.

Finalmente señaló que “se acabaron los privilegios y no es justo que la ciudadanía no tenga a sus policías en las calles y que de manera gratuita estuvieran cuidando a determinadas personas”, condenó Claudia Sehinbaum.