Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

El enojo de la ciudadanía pondrá al PRI en tercer lugar en las elecciones

Ocho de cada 10 personas desaprueban al gobierno de Enrique Peña Nieto y el 57 por ciento de la población que podría votar rechaza a su partido el Revolucionario Institucional (PRI), lo cual pondrá a ese instituto político en el tercer lugar de las próximas elecciones presidenciales.

Eso se acordó durante la 12 Cumbre Mundial de Comunicación Política, en la cual se habló de lo sentimiento, y resentimiento, antisistema, que reúne el enojo por la situación en el país contra tricolor y Peña Nieto, es decir que todo está dado para que no renueven la Presidencia.

En su exposición, el fundador del Grupo Kratos, Javier Sánchez Galicia, indicó que el PRI concentra el rechazo ciudadano de 57 por ciento, reflejo en el hecho de que de 2012 a 2018 perdió 24.9 millones de electores, al pasar de 21 estados bajo su administración a 14, y de gobernar a 51 por ciento de la población a 43 por ciento.

             

Y le siguió Roy Campos, director de Consulta Mitofsky, quien detalló que la situación de descrédito y rechazo que enfrenta el gobierno de Peña Nieto y el PRI tiene que ver con sucesos que marcaron el ánimo de millones de personas, como la desaparición forzada de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, el escándalo de la Casa Blanca, el gasolinazo o los gobernadores priistas presos por corrupción.

“Todo esto generó un ‘antisistema’: gente que odia al gobierno y a todas las instituciones, y que en 2016 representaba 30 por ciento de los ciudadanos pero en 2017 llegó a 35 por ciento. El análisis ya no es de izquierda contra derecha, sino de sistema contra antisistema”, consideró.

El analista político Carlos Cansino señaló que la alianza electoral entre PAN y PRD, encabezada por Ricardo Anaya, no tiene posibilidades de triunfar, debido a que no cumple con diversas condiciones que sí ha tenido dicha fórmula partidista en años anteriores, como el hecho de que su candidato no sea militante de ninguno de los dos partidos, que haya disparidad clara en la fuerza de ambos o que el PRI en ese momento sea un rival fuerte.

Esos factores son algunos, que influirán para que Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya capitalicen en mayor o menor medida el voto contra el PRI, pues la ciudadanía se siente agraviada por unos niveles de corrupción que percibe como escandalosos.