EPN se montó en su macho; no hay marcha para atrás al gasolinazo

Videgaray en caballo de hacienda rumbo a los Pinos; Meade Kuribreña es debilitado

En medio de un clima de terror generado en la zona metropolitana de la Ciudad de México, pero que tuvo repercusión en el país gracias a las redes sociales, por fin salió ayer el presidente Enrique Peña Nieto a hablar de un asunto que está perturbando seriamente al país: el gasolinazo.

Las declaraciones de Peña Nieto en Los Pinos han terminado por encabritar más a los mexicanos. Y es que, luego de tomarle la protesta a Luis Videgaray Caso como nuevo Canciller, en sustitución de Claudia Ruiz Massieu, y de María Cristina García Cepeda como nueva Secretaria de Cultura, el mandatario se acomodó para decir que comprendía la molestia y el enojo de la población por el aumento a las gasolinas, y que compartía esos sentimientos, algo que a todos nos pareció más una burla.

Pero no se bajó de su corcel. En un discurso repetitivo, torpe y nada convincente, señaló que era mejor hacerlo en este momento porque sería más doloroso y costoso postergarlo (nunca explicó por qué), y que le interesaba más preservar la estabilidad de la economía para beneficio de las familias mexicanas.

Las protestas han tomado un cariz violento, fuera de control, y ya podemos observar cómo se unen extremos como el magisterio independiente y las fuerzas más oscuras y violentas del priismo para generar un clima perverso e indescifrable.

[AdSense-A]

Y esto ocurre particularmente en el Estado de México, donde se está aprovechando para generar condiciones extremas de inestabilidad para disuadir a la población de que es mejor votar PRI en los próximos comicios para Gobernador, en lugar de optar por partidos que estarían atrás de las protestas.

Dos corrientes de desinformación convergieron en el centro del país: una manejaba, con cierto grado de credibilidad, que las protestas estaban poniendo en riesgo a la población; la otra, que el Ejército había tomado la decisión de instrumentar un golpe de Estado para derrocar a Peña Nieto. En ambos casos, la sugerencia era mantenerse encerrados en casa y no acudir a lugares públicos.

Aunque partidos como Morena están buscando encauzar la enorme ira que crece por el aumento inopinado de los combustibles, lo cierto es que la protesta es protagonizada por ciudadanos y simpatizantes de todos los partidos políticos, incluidos el PRI y el PAN, los más identificados con la aprobación e impulso de la Reforma Energética, y es que esta medida está afectando gravemente la salud de uno de los órganos más importantes del ser humano: su bolsillo.

Pero, además, ha generado una inesperada insurgencia ciudadana que ha sido aprovechada por varios grupos violentos para sacar tarraja política, y está generando una inestabilidad política no prevista hace un mes, a la que están enfrentando –sin deberla– los mandatarios estatales, que han debido programar para el próximo lunes, en la Ciudad de México, una reunión urgente de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) para dialogar con el gobierno federal y hacer que se desista de una medida no solo impopular sino inmoderada e incendiaria.

Si la invitación al corrupto empresario Donald Trump, que el 20 de enero asumirá la Presidencia de lo que The New York Times denomina Trumpistán, en lugar de Estados Unidos de América, le costó la Secretaría de Hacienda y la posible candidatura presidencial priista a Luis Videgaray (que ya ha regresado como canciller), el gasolinazo le está quitando de cuajo toda posibilidad de ser presidenciable al actual titular de la SHCP, José Antonio Meade Kuribreña, debilitando prematuramente las posibilidades de la candidatura al gobierno de Veracruz, en 2018, del senador José Francisco Yunes Zorrilla.

[AdSense-B]

Close
Por favor ayuda a este sitio
Haz click en cualquier botón para seguir creciendo