Eruviel debe explicar dónde pararon mil 279 millones de los mexiquenses

Encuentran otro desfalco al erario de los cercanos a Meade. La Auditoría Superior de la Federación (ASF) dio a conocer que se detectaron posibles daños a las finanzas públicas federal por más de mil 279 millones de pesos en la aplicación de algunos fondos federales, participaciones y recursos destinados a becas en la administración de Eruviel Ávila durante su desempeño como gobernador del Estado de México.

El vicecoordinador de la campaña del precandidato a la Presidencia de la República de su partido, José Antonio Meade Kuribreña, Eruviel se ha ganado todos los elogios del priismo luego de haber renovado la gubernatura en el Estado de México, mucha polémica, pero logró que el PRI la conservara.

             

En la tercera entrega de los resultados del informe de la Cuenta Pública 2016, la ASF encontró irregularidades como: posibles desvíos de recursos a fines no autorizados, subejercicios, falta de documentos, penalizaciones no aplicadas, pagos a empleados que ya habían sido dados de baja, otros en categorías no localizadas y algunos más que excedieron lo establecido en el tabulador; además de transferencias inadecuadas.

La ASF determinó que en la aplicación de recursos federales en el año 2016, el penúltimo del ex gobernador Eruviel Ávila, podría haber afectaciones a la hacienda pública federal por más de mil 279 millones de pesos y la mayor cantidad corresponden a Recursos del Fondo de Aportaciones Múltiples (FAM) por 592.1 millones de pesos que debieron destinarse a infraestructura educativa.

La segunda cantidad más alta donde la ASF presume que podrían existir daños es en los recursos del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo (FONE) por 487 millones 333 mil pesos; seguido de las participaciones federales a entidades federativas por 196 millones 352 mil pesos.

El año auditado, 2016, fue el último que gobernó en su totalidad Eruviel Ávila Villegas. Al año siguiente se celebraron elecciones para elegir nuevo Gobernador y resultó electo el también priista Alfredo del Mazo.

Esa elección tuvo como diferencia a las anteriores que el PRI no tenía la victoria asegurada. Las encuestas mostraban una batalla reñida con la candidata de Morena y otras, le daban la victoria.

La violencia, corrupción y falta de oportunidades, fueron los temas en los que se centraron las críticas hacia Del Mazo, al ser el representante del partido que gobierna desde hace 94 años el Estado de México.