Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Estados Unidos, aliado de terroristas, da a entender Vladimir Putin

Vladímir Putin, presidente de Rusia, aseguró que el ataque a Siria por parte de Estados Unidos y sus aliados ayuda a los terroristas que actúan en el país árabe y agregó que la agresión con misiles contra objetivos del gobierno sirio amenaza el sistema de relaciones internacionales.

“Con sus acciones, Estados Unidos empeora aún más la catástrofe humanitaria en Siria, lleva el sufrimiento a la población civil, y de hecho, consiente a los terroristas que torturan desde hace siete años al pueblo sirio”, dijo Putin en un comunicado difundido por el Kremlin.
El líder ruso calificó como “acto de agresión contra un Estado soberano” el ataque lanzado esta madrugada por EU, Reino Unido y Francia contra instalaciones militares y civiles del régimen sirio, en respuesta al supuesto uso de armas químicas en la ciudad siria de Duma, en las afueras de Damasco.

“Esta escalada en torno a Siria tiene un efecto destructivo sobre todo el sistema de las relaciones internacionales. El tiempo lo pondrá todo en su sitio, como responsabilizó a Washington por su sangriento ajuste de cuentas a Yugoslavia, Irak y Libia”, destacó el ruso.

 

La otra guerra de Rusia

 

Cuando todos se preguntaban: ¿Por qué Rusia no contesta o defendió a Siria?, la verdad es que es nación ya había lanzado una guerra paralela, sin misiles ni balas.

Su ejército oculto había iniciado el ataque desde hace años con desinformación. Así lo denunció el Pentágono quien señaló que la maquinaria de trolls de Rusia está en marcha desde la noche del viernes cuando se iniciaron los bombardeos aliados sobre Siria.

“La campaña de desinformación rusa ya ha comenzado. Los trolls rusos se han incrementado en un 2000 por ciento en las últimas 24 horas”, señaló Dana White, portavoz del Pentágono quien también indicó que se “invocó” al Kremlin a ayudar a desmantelar el arsenal químico de Bashar Al Assad.

Desde hace varios años Rusia ha diseñado un sistema de desinformación basado en un verdadero ejército de cibernautas dedicados a la difusión de noticias falsas. Con esa misma estrategia, Putin consiguió interferir en las elecciones de Gran Bretaña cuando decidió abandonar la Unión Europea y en la última campaña de los Estados Unidos de 2016, cuando Donald Trump alcanzó la Casa Blanca.