Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Estados Unidos se declara en guerra comercial

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, aseguró que su país está sumergido en una guerra comercial y que ahora simplemente ha empezado a contratar, pues durante muchos años se ha abusado de esa nación.

Sin apartarse de ejemplos bélicos, Ross le bajó un poco el tono a la confrontación por el comercio.

“No va a ser a ser una guerra con disparos. Si se sabe que usted tiene una bazuca, probablemente usted no tenga que usarla”, dijo.

Al igual que su presidente Donald Trump, Ross aseguró que el déficit comercial se ha convertido en una amenaza a la seguridad nacional.

“Durante décadas hemos estado en una guerra. Por eso tenemos déficits”, dijo. “Pero ahora, la diferencia es que nuestras tropas están en las murallas”, dijo en una entrevista con Bloomberg TV.

El presidente Donald Trump amenaza con gravar productos importados de México y China, critica a Alemania por su superávit comercial, rompió el Acuerdo Transpacífico de libre comercio (TPP) con otros 11 países y reclama negociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

CASI UN AÑO PARA NEGOCIAR EL TLCAN

De acuerdo con el secretario, Estados Unidos probablemente no inicie negociaciones “reales” para reformar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte hasta más adelante.

“Quisiera los resultados mañana, pero el mundo no funciona así”, dijo Ross, y agregó que probablemente se llegaría a “la última parte de este año antes de que se realicen verdaderas negociaciones”.

Ross, quien juró el mes pasado como secretario de Comercio, dijo esperar que las conversaciones no duren “mucho más de un año”.

Los comentarios del secretario llegan cuando los socios de Estados Unidos en el acuerdo se preparan para negociaciones que podrían volverse polémicas e incluso terminar con una de las zonas de libre comercio más grandes del mundo.

Por su parte, Canadá ha pedido que se inicien pronto conversaciones en medio del temor a que la incertidumbre sobre el resultado obstaculice las inversiones, mientras que el gobierno mexicano ya ha comenzado a discutir el acuerdo con empresas que dependen en gran medida del TLCAN.