Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

EU, perdería 50 mmdd de cancelar el TLCAN; China sería la única que gane

Cancelar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) sería perder y perder para los tres socios que lo integran. Por ejemplo, la economía de Estados Unidos perdida empleos, poder adquisitivo, competitividad y aumento de la inflación. Es estima que perdería unos 50 mil millones de dólares al año.

China es conocido por los expertos en materia económica como el cuarto miembro no oficial del TLCAN, concluir el tratado traería serias consecuencias económicas para los países firmantes, el gran ganador si desaparece el acuerdo comercial sería China.

Una de las promesas de campaña de Donald Trump es renegociar el tratado o terminarlo al señalar que no ha dejado beneficios para Estados Unidos. Sin embargo, salirse del acuerdo beneficiaría exponencialmente a China, otra nación a la que ha acusado de aprovecharse de su país y que también ha sido blanco de sus ataques.

             

Un estudio elaborado por Trade Partnership Worldwide señala que a corto y mediano plazo, la cancelación del TLCAN provocaría un crecimiento entre 0.07% y 0.16% al producto interno bruto (PIB) de China adicional a la tasa anual de 6.8%. La economía del gigante asiático está valorada por el Banco Mundial en más de 11.1 trillones de dólares.

Un estudio de Trade Partnership Worldwide estima que las pérdidas serían superiores al presupuesto anual del Departamento de Seguridad Nacional que equivale a 42.4 mil MDD. El análisis toma en cuenta dos escenarios. En ambos el costo de importar o exportar en Estados Unidos aumentaría, mientras que el intercambio comercial entre Canadá y México permanece libre de impuestos.

Además, sin el TLCAN, México y Canadá ya no aplicarían tarifas preferenciales a las importaciones de Estados Unidos y les aplicaría aranceles similares a otras naciones como China. Esto reduciría la competitividad de los negocios estadounidenses y se desplomarían sus exportaciones no sólo en la región, si no a nivel mundial.

Este fenómeno provocaría mayores costos de producción y, por lo tanto, los negocios estadounidenses se volverían menos competitivos en esos mercados. Ante ello, los compradores extranjeros abandonarían los bienes y servicios de Estados Unidos para buscar los más baratos sobre todo en países asiáticos.