Exgobernador de Nayarit acusa de traición a presidente del PRI

Aunque lo mantienen como militante. Roberto Sandoval, exgobernador de Nayarit, aseguró que actualmente la moda de las guerras sucias de la política es que los exgobernadores son culpables hasta que se les demuestre lo contrario.

Agregó el presidente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), institución que lo postuló como gobernador y donde milita, Enrique Ochoa, se ha sumado a las acusaciones en su contra más que llamar para preguntarle y darle el beneficio de la duda en tanto no se investiga su situación.

“El presidente de mi partido se ha sumado a los ataques de la guerra sucia del Frente; en el PRI me han juzgado sin siquiera haberme hablado. Me importa lo legal, por eso prefiero no meterme en política por el momento”, señaló el exmandatario en una entrevista radiofónica.

Sandoval insistió que ahora existe una guerra entre los partidos y políticos y donde “lo más fácil de manchar somos los exgobernadores” y en este sentido, aseguró

“Los exgobernadores no somos ni todos buenos ni todos malos, cada quien tiene su historia, pero la sociedad cree que todos somos corruptos. Ha sido muy difícil defendernos”, declaró.

Dijo que está tranquilo por su trabajo en el gobierno de Nayarit porque “no desvié ni un solo peso; no me imagino donde pueden caber dos mil millones de pesos. Mi declaración patrimonial está en orden y he trabajado toda mi vida; no tengo más propiedades que las declaradas ni prestanombres, soy campesino, soy ganadero y sigo trabajando”.

Hizo su recuento y explicó que una de las propiedades que posee es una casa pagada con un crédito Infonavit, otra un terreno de 160 metros cuadrados, la tercera una propiedad de su hija que sacó con un crédito bancario que sigue pagando y la cuarta es de una fundación creada antes de su gobierno.

Señaló que no ofrecerá más entrevistas, hasta después del proceso electoral porque, aunque se defienda seguirán sacando cosas.