Explosión en Tultepec, un fracaso de la Sedena

Está establecido que le compete a la Secretaría de la Defensa Nacional el control de los explosión y en mercado de cohetes de San Pablito, Tultepec se demostró que no había control alguno en la pólvora.

Así lo consideran especialistas que desde hace tiempo habían señalado que no existían las medidas de seguridad necesarias en el lugar y ahora alertan porque crecerá, en la zona, el comercio informal de artefactos explosivos, pues hay que recordar que todavía es temporada alta de demanda.

En octubre de 2006, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) modificó el proyecto de construcción del nuevo mercado de pirotecnia, para hacerlo, dijo “el más seguro de América Latina.

La reconstrucción del mercado de pirotecnia de Tultepec, el cual fue calificado “a prueba de explosiones” por la misma Sedena falló.

Luego del estallido del mercado, el 11 de septiembre de 2016 -a un año de haberse registrado otra explosión- las autoridades acordaron reforzar las medidas de seguridad en el inmueble para evitar otra tragedia… sin embargo, no fue suficiente.

Algunos de los cambios que ordenó la Sedena fueron que los locales se edificaran con ladrillo, no muropanel, y contaran con piso de cemento, no de grava con tarimas de madera. Además se impusieron medidas como vender cohetes empaquetados y solo almacenar los que cupieran en las vitrinas.

Incluso, el 7 de noviembre de 2006 se realizó una demostración sobre la seguridad del inmueble.

En esa ocasión, se detonó un puesto con 10 kilogramos de pólvora en juguetería dentro de uno de los locales, finalmente edificados de hormigón.

De acuerdo con Carlos Sedano, entonces director del Instituto Mexiquense de la Pirotecnia, los resultados fueron los esperados, pues aunque el puesto fue consumido en segundos, el hormigón contuvo el fuego.

A finales de ese año, tras una inspección militar, se levantó la suspensión de venta impuesta tras el accidente.

No obstante, a pesar de las remodelaciones e inspecciones, ayer se registró otra tragedia.