Extinción de vaquita marina, otro factor para no olvidar el sexenio de Peña

El cuarto para las 12 trató de detener la inminente extinción. El hambre de pescadores y la falta de vigilancia provocaron que poco a poco se perdieran ejemplares de la vaquita marina, el mamífero más pequeño en el mar y todo apunta a su extinción recibiendo la estocada final en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

A unos meses de que termine el mandato del mexiquense priista, Peña Nieto, seguramente quedaran algunos, muy pocos, ejemplares de ese mamífero, pero ya nada podrá detener su desaparición en el planeta.

Es la pesca ilegal del pes totoaba, por el cual mueren las vaquitas. Miles de dólares son pagado por la vejiga natatoria del pez totoaba, considerado un manjar en China y Hong Kong.

De acuerdo con una investigación de la Agencia de Investigación Ambiental (EIA, por sus siglas en inglés), los cárteles de la droga y de trata de personas participan en la venta ilegal de pez totoaba en México.

La EIA explica que la Ciudad de México es un centro clave de exportación debido a sus conexiones de vuelos a Asia, como lo es Tijuana. “Se les paga a los mensajeros para transportar las vejigas en el equipaje, y los funcionarios del aeropuerto son sobornados por los comerciantes chinos”.
Aunque el gobierno federal declaró en veda permanente por su tráfico y venta ilegal para la preparación de comida asiática. Asimismo, los chinos le atribuyen a la vejiga del totoaba cualidades afrodisiacas, medicinales y regenerativas… Ninguna investigación científica ha podido demostrar lo anterior.

El kilogramo de este órgano puede llegar a costar hasta un millón de pesos en el mercado negro chino.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) afirma que en este negocio ilegal está involucrado el crimen organizado, incluso pescadores de la región señalan al Cártel de Sinaloa como el responsable.

La mayoría de los compradores chinos son migrantes que llegaron a México, originarios de Jiangmen en Guangdong, quienes también comercian otros productos ilegales como caballitos de mar, aletas de tiburón y pepino de mar.