Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Fayad afianza al PRIMOR en Hidalgo; dice estar al servicio de AMLO

Otro que se baja los pantaloncitos. El priista Omar Fayad, gobernador de Hidalgo, quien llamó sin cerebro a quienes votarían por Andrés Manuel López Obrador, ahora que éste último será presidente, le ofrece todo su apoyo y dice que trabajará a su lado.

El mandatario hidalguense, acusado de reventar los mítines de campaña de Morena afirmó haber dado la vuelta a la página de la elección del 1º de julio, cuando, en esta entidad la aplanadora de Morena se hizo de 17 de los 18 distritos electorales.

Cabe recordare que durante un acto proselitista del entonces abanderado de Morena Andrés Manuel López Obrador, en la Plaza Juárez, Pachuca, se armó una gresca entre un grupo de jóvenes, -identificados como provocadores-, y simpatizantes del tabasqueño.

Los supuestos provocadores gritaban consignas contra el dirigente del Grupo Universidad en Hidalgo, Gerardo Sosa Castelán, por lo que los simpatizantes de Morena comenzaron a gritar ¡fuera, fuera!, y ahí fue donde de calentaron los ánimos y comenzaron los puñetazos y patadas entre ambos grupos.

“Es muy parecido (Fayad) en sus arrebatos, muy parecido a Miguel Ángel Yunes Linares, es del mismo tipo. Le pido al gobernador que sea respetuoso y ponga en libertad a los presos por venganza política (…) Que no se meta en el proceso electoral, y que saque las manos de las elecciones porque nosotros vamos a estar pendientes de todas las autoridades y vamos a ganar”, puntualizó el entonces candidato.

Fayad, el priista mayor en la entidad le puso a sus órdenes el congreso, pues pese a resultados de las elecciones, y gracias a una reforma de última hora realizada por la legislatura anterior, el PRI, tiene la presidencia del Congreso con solo cinco diputados. La fórmula es sencilla: se estableció que una junta de un diputado por cada partido representado en el Congreso decidiría la presidencia. De ese modo, el tricolor, con una cuota de diputados que se cuentan con los dedos de una mano y el apoyo de otros cuatro partidos minoritarios, preside el Legislativo local.

“Yo no soy un dictador y yo no destituyo”, dijo el presidente electo López Obrador; luego de que los hidalguenses exigieran la renuncia del gobernador del estado, Omar Fayad Meneses, al grito de: “¡Fuera Fayad, fuera Fayad!”.

El político tabasqueño interrumpió su discurso para dejar en claro que el Ejecutivo Federal, no destituirá a ningún mandatario, pues en un una democracia, deciden los ciudadanos, no los gobernantes.

“Yo no soy cacique, que quede claro y todos los días voy a decir, tenemos que trabajar de manera coordinada y con los gobiernos municipales. Ya pasó la campaña, partido, como su nombre lo indica, viene de una parte, gobierno es de todos o quieren que nosotros actuemos igual que como actuaban antes”, cuestionó a los inconformes.