Fecundan a más de 20 parejas con espermas erróneos

El Hospital Universitario de Utrecht efectuará pruebas gratuitas de ADN

Las autoridades holandesas y el Hospital Universitario de Utrecht han abierto una investigación por un error humano descubierto en su laboratorio de fecundación artificial, que ha podido derivar en que más de una veintena de mujeres o parejas tengan hijos engendrados con el esperma del hombre que no era el indicado.

A finales de noviembre, el centro detectó que la pipeta que se había estado usando en algunos procedimientos de fertilización de ovocitos estaba contaminada con el esperma de otro paciente distinto. Un error que se ha anunciado ahora.

El Hospital Universitario de Utrecht efectuará pruebas gratuitas de ADN a las 26 mujeres afectadas por el error descubierto. Aunque el centro holandés considera “poco probable” que los ovocitos de las madres hayan sido fertilizados con los espermatozoides de otro paciente, no puede descartarse que alguna pareja tenga un hijo que no sea biológicamente suyo.

Hasta la fecha, nueve mujeres han dado ya a luz y cuatro están embarazadas. Los embriones de las 13 restantes siguen congelados a la espera de tratamiento. El hospital efectúa unos 140,000 procedimientos de fertilidad al año en sus laboratorios.

Fue un operario quien avisó a sus superiores tras descubrir que un técnico del laboratorio, que llevaba 18 meses trabajando en la sección de fecundación in vitro, “y era el único encargado de las inyecciones intracitoplasmáticas (ICSI, en sus siglas en inglés)”, utilizó un tubo contaminado para introducir el espermatozoide en la pipeta.

La pipeta estaba siempre limpia, pero no así el tubo, que contenía esperma de otro paciente distinto a los progenitores de las parejas afectadas.

Según el hospital de Utrecht, “ninguna pareja ha pedido todavía pruebas de paternidad”. Algunas afectadas sí han reconocido “que no saben cómo reaccionar”, en declaraciones a la televisión. Si piden ayuda clínica, el centro pondrá de su parte “todos los medios”, según sus portavoces.

El mismo laboratorio ya tuvo en 1993 un problema parecido. Una mujer de raza blanca dio a luz a gemelos: uno blanco y otro de color. El padre biológico de este último era un ciudadano de Aruba, pero no el marido de la madre. En 2002, un banco de semen de Delftzijl (norte del país) mezcló el esperma de dos donantes, y una pareja de lesbianas, ambas blancas, tuvieron un hijo negro.

Close
Por favor ayuda a este sitio
Haz click en cualquier botón para seguir creciendo