Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Feminicida de Ecatepec dice que mataron a 20 y vendían sus huesos; irían a hospital y no a la cárcel

Que padecen trastornos mentales. Juan Carlos, el presunto feminicida en serie de Ecatepec, Estado de México, quien en un principio dijo haber asesinado a 10 mujeres, modificó su versión ante autoridades ministeriales: señaló que sus víctimas son 20, y que los huesos de sus víctimas las vendía.

El feminicida confeso que las mataba debido a su odio a las mujeres para después abusar sexualmente de ellas y, posteriormente, descuartizarlas.

También dio a conocer que el odio hacia las mujeres fue provocado por su madre, quien lo vistió de mujer de niño y lo obligaba a observar cuando mantenía relaciones sexuales con diferentes parejas.

Declaró ante la autoridad que sometía a sus víctimas con un arma punzocortante con la que las degollaba, para después sostener relaciones sexuales con los cuerpos y luego procedía a descuartizarlas, colocando los órganos en frascos con formol.

Detalló que algunas de las extremidades de sus víctimas las guardaba en un refrigerador, y otros tejidos como la carne le servían de alimento para perros.

Mientras que la grasa corporal y la piel las colocaba en macetas como abono para plantas y que algunos otros restos humanos los ponía en bolsas de basura que arrojaba en distintas ubicaciones.

Junto a su esposa Patricia, Juan Carlos fue detenido el jueves 4 de octubre, cuando ambos transportaban restos humanos dentro de una carriola.

El viernes 5, autoridades catearon dos casas en la colonia Jardines de Morelos que presuntamente pertenecen a la pareja, en donde hallaron restos humanos en ocho cubetas con cemento y en un refrigerador.

Este domingo Juan Carlos y Patricia participaron en una audiencia de los Juzgados de Control y Juicios Orales del penal ‘Sergio García Ramírez’, de Ecatepec, conocido como Penal de Chiconautla.

El magistrado Eduardo Jiménez señaló que Juan Carlos y Patricia son un peligro para la sociedad, por lo que deberán permanecer en prisión preventiva durante el proceso judicial que enfrentan; su abogado consideró que la medida es desproporcionada.

Según El Universal, exámenes psiquiátricos establecieron que Juan Carlos presenta un trastorno mental de tipo psicótico y un trastorno de personalidad; y que Patricia tiene un retraso mental de nacimiento y un delirio inducido adquirido. Los dos, según el juez, pueden distinguir entre el bien y el mal.