El fiscal de Guerrero, Xavier Olea, presume boda y luna de miel, ahora piden su destitución

En los últimos dos años del gobierno priista de Héctor Astudillo, en Guerrero, la criminalidad lejos de bajar se ha incrementado en hasta 200 por ciento, en algunos delitos, pese a ello el fiscal general Xavier Olea Peláez, dejó el estado para irse de luna de miel a Madrid, España, un lugar más hermoso, pero sobre todo seguro.

Mientras que Guerrero se sigue tiñendo del rojo de la sangre, el fiscal se arma tremenda fiesta, aunque aburrida, pero muy costosa, pero más resultó el viaje de luna de miel.

Xavier Olea, hijo de un exgobernador de Guerrero, se casó con Rosa Elena a quien ubican en los sectores de la vieja aristocracia de San Ángel en Ciudad de México, educada en el Colegio Patria y de haber crecido en consulados y embajadas.

Las fotografías de la boda aparecen en la cuenta de Facebook “Todas las denuncias”, y de inmediato en las redes sociales le llovieron las críticas al fiscal general de Guerrero, Olea Peláez.

En los últimos días se comentó sobre la boda del fiscal, sin embargo no se confirmó la fecha exacta de la ceremonia. Cada vez más sectores han comenzado a pedir la renuncia de Olea Peláez. Lo han hecho los colectivos de los familiares de los desaparecidos, los diputados del PRD y Movimiento Ciudadano.

Olea Peláez también ha estado el ojo del huracán por declaraciones polémicas que ha hecho. La última fue en la Tierra Caliente cuando dijo que el diputado con licencia, el priista Saúl Beltrán Orozco, era “El Tequilero número uno”, pero que no lo podía detener porque tiene fuero.

Poder y dinero no es hecho por el mismo fiscal, sino que es heredado, pues es hijo de un exgobernador de Guerrero, y él es reconocido, exitoso y polémico litigante.

Así que hay motivos para que la fiesta fuera suntuosa y se echara la casa por la ventana, porque las familias contrayentes tienen dinero, mucho dinero e influencias.

En lo que va del año en Guerrero se ha registrado mil 853 asesinatos dolosos, que lo convierten en el estado más mortífero del país.

También Guerrero es de los estados con mayor índice de impunidad. La organización internacional Open Society ha dicho que Guerrero es la cuna de la impunidad pues de cada 100 asesinatos dolosos solo cinco se resuelve y 95 quedan en la impunidad.