Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Fuerzas de seguridad federal, un hospital; más de 8 mil, con trastornos sicológicos

Y son los encargados de darnos seguridad. En los últimos seis años, en el sexenio de Enrique Peña Nieto, el Área Médica de la Dirección General de Recursos Humanos y del Centro de Atención Psicológica de la Policía Federal, dio a conocer que dos mil 913 elementos fueron identificados con trastorno depresivo y cinco mil 314 con ansiedad.

Además, los registros indican que en 2013 fueron 123 elementos con ambos padecimientos; 2014, mil 453; 2015, dos mil 45; 2016, mil 952; 2017, mil 505; y entre enero y el 15 de octubre de 2018, mil 149 casos.

Es decir que durante el sexenio de Enrique Peña Nieto ocho mil 227 elementos que conforman la Oficina General del Comisionado, Secretaría General, el Órgano de Control Interno y de Asuntos Internos, así como de las siete divisiones de la Policía Federal, fueron detectados con trastornos sicológicos y mentales.

El informe menciona que cada uno de los elementos recibió atención médica a través de terapias.

“No se medica con fármacos a los integrantes que presentan depresión o ansiedad, el apoyo que se les brinda es mediante terapias sicológicas, con personas, comprometido y calificado, garantizando el acceso a los servicios de salud mediante programas, acciones y atención inmediata de acompañamiento sicoterapéutico”, menciona el reporte.

Los informes de la institución no detallan qué tipo de consulta han recibido los elementos que fueron detectados con los padecimientos. Además, no precisa si ya fueron dados de alta o continúan recibiendo consultas.

Por su parte, María Elena Morera, presidenta de Causa en Común, dijo que es necesario que las instituciones de seguridad tengan personal sicológico para atender a los elementos que lo necesiten.
“Lo hemos dicho muchas veces. Tú imagínate que hoy te enfrentas a los criminales, matan a un compañero y tuviste que matar a un criminal. Luego vas a tu casa en la noche y te vas a tomar un chocolate caliente con los niños y ¿les vas a contar un cuento?, no, es prácticamente imposible. Por eso hemos insistido en que las policías, las instituciones de policía, tienen que tener un cuerpo de sicólogos y médicos atendiendo a su personal”.