Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Función Pública pretende empresas en austeridad republicana; pide salarios bajos para todos

En una desafortunada declaración, la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, hizo dejó ver como si el Estado quisiera controlar también los ingresos de la Iniciativa Privada, empleados y empresas, escudándose en “la nueva ética pública”.

En reunión con los senadores para presentar su plan de trabajo, Sandoval declaró que “así como desde el Poder Ejecutivo estamos invitando a los otros poderes a analizar y sumarse a alguna política de austeridad republicana, también tendríamos que invitar al mercado a sumarse a esos mismos salarios.

“Esto no quiere decir poner en riesgo ni meternos en la discusión de las ganancias, nadie dice que no haya derecho a que, en un sistema de mercado, en un sistema capitalista, las ganancias bajen o se mermen, pero los salarios del mercado o los ingresos del mercado quizá sí se tendrían que ajustar”, agregó.

   

Esa poco entendible petición a la iniciativa privada de bajar los altos salarios de sus empleados para que se ajusten a los del servicio público, la funcionaria justificó con el argumento de “la nueva ética pública” del Estado mexicano debe marcar “criterios básicos de la justicia social” en los ingresos y honorarios, y no “el mercado”.

En comparecencia ante las comisiones de Gobernación y de Anticorrupción del Senado, precisó: “No tenemos por qué brincar desde el Estado, los funcionarios, los senadores, los jueces y los magistrados a llegar a los salarios del mercado; más bien los salarios del mercado, los honorarios y los ingresos del mercado tendrían que ajustarse a nueva moralidad y a una nueva ética pública de salarios justos, no mediocres, no mermados, no reducidos, pero justos”.

Puntualizó: “Y que entonces caminemos juntos para que los recursos públicos se entreguen al desarrollo y las ganancias privadas también se entreguen a las ganancias y desarrollo”.

Conforme a la Ley de Remuneraciones de los Servidores Públicos, en la administración pública nadie podrá ganar más que el presidente, 108 mil pesos mensuales.