Galardonada pide a senadores que escuchen a la gente y se pongan a trabajar

La bióloga Julia Carabias Lillo fue galardonada con la medalla Belisario Domínguez, máxima distinción que otorga el gobierno mexicano, y aprovechó para pedirles a los senadores que se precipiten en aprobar la Ley de Seguridad Interior, que escuchen a la gente realizando un foro y que se pongan a trabajar.

Ante el presidente Enrique Peña; el presidente del Senado, Ernesto Cordero; gobernadores y funcionarios del gabinete, la bióloga les recalcó que la legislación de dicha ley debe hacerse en consonancia con la Constitución y el Estado de Derecho.

Ante los miembros del Senado de la República pidió abrir un debate profundo e incluyente en torno a la Ley de Seguridad Interior, ley a la que ha urgido el presidente Peña y quien no hizo mueca alguna al escuchar palabras que de aceptarse atrasarían sus planes.

La catedrática de la UNAM indicó que se debe reconocer la labor de las Fuerzas Armadas, impulsando alternativas en la procuración civil de la justicia para fortalecer la democracia.

En la Antigua Casona de Xicoténcatl Carabias enfatizó que las políticas públicas no pueden continuar fragmentadas, “deben atender los problemas nacionales con una visión integral, territorial e interdisciplinaria”, además, refirió que las instituciones y los tres órdenes de gobierno requieren mecanismos de coordinación, con trasparencia y rendición de cuentas.

La exsecretaria del Medio Ambiente, quien continúa como activista ambientalista se convirtió en la séptima mujer en recibir la distinción del Estado mexicano, previamente fue otorgado en 1996 a la primer gobernadora, Griselda Álvarez Ponce de León.

Tras agradecer la entrega de la medalla, indicó que al inició de su labor académica y científica, no existía aún el concepto de desarrollo sustentable y la investigación sobre medio ambiente era despreciada por la academia, por ello advirtió  que “a pesar de los avances indiscutibles, estamos perdiendo la batalla”.

Los asuntos ambientales deben contar con una política de Estado y “tenemos la oportunidad de reforzar estos temas en la Ley General de Biodiversidad, que se encuentra pendiente de dictamen en este Senado”, agregó.

Carabias realizó un largo recorrido sobre los esfuerzos para pasar de “la incipiente política ambiental que se limitaba al ámbito de la salud humana” al “parteaguas” que representó la Cumbre de la Tierra en 1992 y la creación de la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca en el sexenio zedillista.

Enumeró las deficiencias en materia de desarrollos sustentable: “hemos perdido más de 90% de las selvas tropicales húmedas”, más de 16% de los mantos acuíferos, 83% de las pesquerías llegaron a su límite y 50% de los suelos padecen desertificación”. Luego, reprochó que “no estamos entendiendo al campo en todas sus dimensiones”. “Las políticas para el campo no pueden limitarse a la producción agropecuaria, sin incluir la preservación del medio ambiente y la sustentabilidad”.

Para que el presidente Peña no recibiera reclamos, fue desechada la propuesta para entregar esa presea a Kate del Castillo.

Close
Por favor ayuda a este sitio
Haz click en cualquier botón para seguir creciendo