Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Gamboa Patrón reconoce que el PRI es el más repudiado por la gente

Convertido en el hombre fuerte del priismo Emilio Gamboa Patrón reconoce que el Partido Revolucionario Institucional es muy repudiado por la gente y culpa a “malos priistas” de ello.

Explicó que los culpables de ese repudio contra el tricolor son algunos militantes que fueron “ejemplos muy malos en el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto”.

Hay que recordar que Gamboa Patrón fue captado utilizando helicópteros del gobierno federal para irse a jugar golf con el presidente Peña Nieto, y naturalmente con cargo al erario.

Peña, a quien le reconoce el respeto que siempre le mostró al jamás haberle impuesto una decisión.

Reconocido por propios y extraños por sacar este sexenio las reformas en el Senado, a pesar de que su partido no tenía la mayoría requerida, comparte la clave de su éxito: tensarse, pero no enojarse, y entender que en la democracia se gana y se pierde.

Rechaza que el PRI haya sido un partido político mezquino en los 12 años de gobierno federal encabezado por el PAN.

“Nunca regateamos nada, siempre apostamos porque al país le fuera bien”, asegura.

Se aleja de la política

Luego de cuatro décadas en el servicio público, casi al término de una exitosa y fructífera gestión, como describe su tarea en el Senado, el legislador afirma que nunca se irá del partido, aunque sí tomará cierta distancia.

Hoy el actual líder de los priistas en el Senado, Emilio Gamboa, dice con seguridad que en este medio siglo de vida laboral ha vivido de su sueldo y vive tranquilo, porque no tiene socios.

Aunque también hay que recordar otro escándalo donde se vio involucrado el hombre que puso al nuevo dirigente nacional del PRI.

En octubre de 2016 en un escándalo luego de que el helicóptero en el que se trasladaba aterrizó en el Parque Nacional Arrecife Alacranes, en Yucatán, “error” que reconoció el servidor federal y por el que fueron multados, el piloto, el arrendador y el propietario de dicho vehículo aéreo.

Se dice que estaba cerrando negocios con empresarios, propietarios de terrenos que luego fueron usados para actividades turísticas.