Gastón Azcárraga, prófugo de la ley por añejo caso de Mexicana de Aviación

En el caso del influyente millonario, Gastón Azcárraga la ley no ha sido expedita, han pasado casi ocho años del escándalos fraude de Mexicana de Aviación y todavía no se aplica la justicia.

Se dio un paso, otro pequeño, luego de que el sexto tribunal colegiado en materia penal, con sede en Ciudad de México, se negó a amparar a Gastón Azcárraga Andrade, expresidente del Consejo de Administración de Mexicana de Aviación, por lo que las dos órdenes de aprehensión fueron reactivadas.

Se le acusa de probables delitos en materia de la Ley de Mercado de Valores, al difundir información falsa a inversionistas y ocultar la suspensión de actividades de la aerolínea.

Se desconoce la ubicación de Azcárraga Andrade, por lo cual su detención tardará y se podría solicitar la ayuda a otros países por medio de una ficha para su búsqueda y detención, se cree que el empresario está en Estados Unidos, particularmente en Nueva York, pero no está confirmada esa información.

En diciembre 2005, Cintra, uno de los accionistas de Mexicana, vendió en 165 millones de dólares 95 por ciento de sus acciones a Grupo Posadas, que ese mismo día enajenó 65 por ciento de éstas a otras empresas, entre ellas a Administradora Profesional de Hoteles, una de sus subsidiarias.

En junio de 2006, Mexicana de Aviación habría creado un fideicomiso, para el que se utilizaron 198 millones de pesos de la caja de la aerolínea. Sin embargo, según las investigaciones de la Procuraduría General de la República (PGR), el dinero fue utilizado para otro fin.

El día de esa transacción, Grupo Mexicana, a cargo de Azcárraga Andrade –hoy prófugo de la justicia– transfirió 110 millones de pesos a la cuenta bancaria de Grupo Posadas. Cuatro meses después, la PGR detectó que el comité del fideicomiso fue el que autorizó la venta de acciones de Mexicana a terceros, es decir, que no fue a los propios empleados o subsidiarias.

En junio de 2011, ASPA presentó una denuncia de hechos contra el empresario por la posible omisión en que incurrió como director general del Grupo Posadas, al no informar a los inversionistas la suspensión de operaciones de la aerolínea.

En 2005, Azcárraga habría adquirido en 165 millones de dólares una participación de 30 por ciento de las acciones de la aerolínea; para agosto de 2010 sus acciones las vendió a Tenendora K, por un valor simbólico.

El 24 de octubre de 2014 solicitó el amparo y protección de la justicia federal contra las órdenes de aprehensión, el cual fue concedido para efectos, por lo que la otra parte interpuso un recurso de revisión.