Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

El gobierno “pierde” 95 mil millones de pesos del presupuesto

No se sabe, ni se sabrá el destino de 95 mil millones de pesos de la Cuenta Pública 2016. Así lo determina la Auditoría Superior de la Federación con mil 879 auditorías realizadas y que también dan cuenta de 266 dependencias que comprobaron la menor cantidad de dinero público.

Los 95 mil millones de pesos que no han sido comprobados representan 2% del presupuesto nacional que “se perdieron” sin saber cuál fue su aplicación, lo que deja en claro cómo la corrupción y la opacidad son males a perseguir en la cuenta pública de las siguientes administraciones en el país en todas las escalas.

“Estamos hablando de muchísimo dinero. Es un poco más de lo que tiene el programa Prospera, es un 2% del presupuesto nacional. No todas las irregularidades que ve la Auditoría son casos de corrupción, pero está vinculado. Las auditorías lo que muestran es un mal manejo de esos recursos”, alertó Ricardo Fuentes-Nieva, director de Oxfam, una confederación internacional de 20 organizaciones que trabajan junto a organizaciones sociales y comunidades locales en más de 90 países.

La ASF detectó 2 mil 563 casos de posibles irregularidades con mil 879 auditorías, de las cuales 46 resultaron en presunciones de posibles daños a la Hacienda Pública y hubo 580 denuncias.

El titular de Oxfam alertó que 10 entidades públicas, entre ellas cinco gobiernos estatales, no comprobaron recursos por más de 30 mil millones de pesos.

Las entidades con mayores irregularidades fueron el de César Duarte, que dejó de comprobar en su último años 10 mil 500 millones de pesos, así como el del veracruzano Javier Duarte, quien no comprobó 7 mil 400 millones de pesos.

Otro gobierno incumplido fue el de Jaime Rodríguez Calderón, de Nuevo León, quien no presentó documentación que explicara el destino de 5 mil 823 millones de pesos en su primer año de ejercicio.

“Ese mal manejo puede ser por incompetencia, por desvíos o porque no se le dio el seguimiento adecuado, pero al final es dinero que no se utilizó apropiadamente”.