Graue propone “tanda” para sacar del hoyo a las universidades

Reciben presupuesto multimillonario y han sido el medio para el desvío de recursos del erario; sin embargo, varias están al borde de la quiebra. Por ello, el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue, propuso la creación de un fondo de contingencia para mantener a flote las universidades públicas en crisis.

Dijo que es indispensable que existan fondos de contingencia para salvaguardar la función de estas instituciones, necesarias para el futuro y la paz social de la nación.

“Estas situaciones de potencial quiebra financiera en algunas instituciones de educación superior tienen orígenes diversos que van desde el flujo tardío e insuficiente de recursos estatales o mala planeación financiera, hasta acuerdos laborales indebidos que han impedido las reformas estructurales necesarias para el ejercicio presupuestal adecuado.

De acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación (ASF), durante la revisión de la Cuenta Pública 2015 se descubrió que cuatro universidades públicas propiciaron un daño al erario por 831 millones 141 mil 905.60 pesos.

La simular de contratos e incluso dependencias federales otorgan contratos a instituciones educativas de nivel superior que no cuentan con la capacidad técnica ni humana para cumplir con lo que se les solicita.

Por ejemplo, la Universidad Autónoma de Zacatecas, que está en crisis económica, incurrió en un daño por 219 millones 430 mil pesos. La Sagarpa suscribió un convenio con esa institución esa cantidad para operar el Programa de Productividad y Competitividad Agroalimentaria y llevar a cabo la ejecución de acciones de política pública para la realización de 36 proyectos.

Durante la reunión por el 38 aniversario de la Asociación Autónoma del Personal Académico de la UNAM, Graue, sentenció que quienes provocan conflictos económicos a las universidades “deben rendir cuentas de sus acciones y responder por sus actos, pero las instituciones de educación superior no pueden ni deben ser castigadas todas por el indebido actuar, en algunos casos, de un puñado de autoridades o administradores irresponsables”.

“Estas situaciones de potencial quiebra financiera en algunas instituciones de educación superior tienen orígenes diversos que van desde el flujo tardío e insuficiente de recursos estatales o mala planeación financiera, hasta acuerdos laborales indebidos que han impedido las reformas estructurales necesarias para el ejercicio presupuestal adecuado”, citó.

“Cualquiera que sea el caso, las universidades deben ser apoyadas para que puedan resolver en forma definitiva las carencias financieras a las que están sujetas”.

El rector se quejó del presupuesto recibido para este año asegurando que a pesar de los problemas económicos que afectan a la nación, la Universidad Nacional recibió un presupuesto suficiente con un incremento marginal en pesos reales. “Con él seguiremos adelante y cumpliendo con los deberes encomendados por el país”.

Close
Por favor ayuda a este sitio
Haz click en cualquier botón para seguir creciendo