Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Guardia Nacional no será la solución para México, dice Derechos Humanos

Luis Raúl González Pérez, presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), quien recién avaló la verdad histórica en el caso Ayotzinapa, aseguró que la Guardia Nacional del programa de Andrés Manuel López Obrador no terminará con la ilegalidad, impunidad ni la corrupción en México.

“Entregar la seguridad pública a instituciones y personal de carácter militar, no garantiza en modo alguno que se revierta la situación de ilegalidad, impunidad, corrupción, violencia e inseguridad que México enfrenta”, afirmó González Pérez, quien se ha convertido en un crítico de la administración de López Obrador.

Durante su intervención en la reunión con los integrantes de la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, en la que se discute la creación de la Guardia Nacional, González Pérez aseguró que la propuesta del Ejecutivo es una “respuesta parcial e incompleta a la problemática de violencia e inseguridad”.

“No podemos empezar a depositar la garantía directa de los derechos, dentro de nuestro sistema constitucional, en órganos o estructuras militares (…) la primacía de las instancias civiles sobre las militares no podemos verla como un mero postulado teórico”, dijo el ómbudsman nacional.

González Pérez reconoció que por el momento no es viable que las Fuerzas Armadas dejen de participar en tareas de apoyo en seguridad pública y que su presencia es decisiva en algunas regiones, pero aseguró que es necesario generar un marco normativo que regule su participación y dé certidumbre tanto a los elementos como a la sociedad.

El presidente de la CNDH se pronunció por elaborar una hoja de ruta concreta, que guíe las acciones gubernamentales desde los primeros meses y en la que se defina qué entidad sería la indicada para evaluar los avances en materia de seguridad siguiendo dos parámetros: el regreso de las Fuerzas Armadas a los cuarteles y la profesionalización de las policías.