En Guerrero, delincuencia promete a Obispo respetar el voto; ya no matarán a más candidatos

El obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, dio a conocer que este viernes se reunió con un “capo” de la sierra de Guerrero para resolver un problema de agua potable de un pueblo y que éste le confesó que la delincuencia organizada no interferirá en las elecciones.

En la reunión, se pactó el compromiso de no asesinar a candidatos en este proceso electoral, a condición que los aspirantes a un cargo público cumplan con una serie de condiciones.

De acuerdo con lo dicho por el sacerdote, la reunión se dio este viernes Santo, gracias a que le concedieron un helicóptero para su traslado. Explicó que les fue agradecer a estas personas que hayan restablecido el servicio de luz y agua a habitantes de una comunidad de Pueblo Viejo, del Municipio de Heliodoro Castillo, de la Sierra.

El obispo informó que viajó a entrevistarse con un capo para solicitarle que reconecte la energía eléctrica y el suministro de agua potable a la comunidad de Pueblo Viejo, que se ubica en el municipio de Tlacotepec, pues desde hace 45 días no cuentan con ese servicio básico.

Sobre el tema electoral, Salvador Rangel mencionó que el capo con el que se entrevistó le dijo que está dispuesto a cooperar, a respetar el voto, que van a dejar en entera libertad a los candidatos y que sea el pueblo quien elija, que no van a coaccionar el voto por medio de la violencia.

   

El líder del grupo delictivo resaltó que no quieren que los candidatos coaccionen el voto de la gente dando dadivas, dinero, escobas o despensas.

Tiene que haber un voto libre, razonado, sobre todo bien pensado y en entera libertad”, afirmo el Obispo.

Salvador Rangel llamó a los candidatos a que en sus reuniones con la sociedad, toquen los temas de inseguridad, corrupción e impunidad, así como la desigualdad social, que es causa de que mucha gente no tenga empleo y termine fuera de la ley.

Al preguntarle sobre el lugar donde se había llevado a cabo la reunión, sólo se limitó a decir que fue en Guerrero, sin especificar la comunidad o municipio0.

Finalmente llamó a las personas que se dedican al mal a que pongan fin a sus actos ilícitos, para ya no causar más dolor.