Habrá dedazo: Peña advierte que él decidirá quién sigue “su obra”

En la XXII Asamblea Nacional del Partido Revolucionario Institucional, enrique Peña Nieto, advirtió que en 2018, “la obra tiene que continuar” y que como soldados los priistas deben obedecer órdenes su líder, así que él decidirá a su sucesor.

Ante más de 15 mil priistas y por casi media hora de discurso, Peña Nieto pidió de unidad, pero sobre todo sacó su lado bélico, asegurando que las próximas elecciones serán algo así como una guerra.

“Tenemos que dar la batalla por el futuro de México, porque México es responsabilidad de todos y esa responsabilidad inicia por preservar la unidad al interior del PRI, unidad para servir, unidad para ganar, cerrar filas dentro de nuestro partido es cerrar filas a favor de México”.

Por ello, pidió a los priistas asumir su responsabilidad, “como soldados de la patria, los priistas debemos salvaguardar el proyecto de país, vamos a la batalla decisiva para México”, enfatizó.

Sabiendo que los reflectores estaban en la asamblea priista y en lo que diga, aprovechó la atención para echarse flores. : “Hemos establecido los cimientos de un país más justo, próspero y fuerte, la obra tiene que continuar, construir una mejor nación no ha sido fácil, pero esa es nuestra vocación como priistas, nuestra historia así lo acredita y lo demuestra, el PRI no se intimida ante los retos, el PRI es un partido audaz, valiente y resuelto”.

 

VE “IMPERICIA” EN LOS OTROS PARTIDOS

Al clausurar la XXII Asamblea Nacional del tricolor, advirtió que el año próximo el país tendrá que decidir, por un lado, entre los proyectos de retroceso que apuestan al caudillismo y los que ya han demostrado su impericia en el ejercicio de gobierno, y por otro, el del tricolor, que busca consolidar la transformación del país.

Según peña, el PRI tiene la ventaja sobre las otras opciones políticas es evidente, ya que mientas los priistas asumen con valor y visión un mejor futuro para México hay quienes pretenden regresar al pasado.

“Le apuestan al caudillismo, a la subordinación de los aliados y a la división de los mexicanos. Mientras el PRI confirma su capacidad para dar resultados, otros por su falta de experiencia y sus conocidos fracaso de gobierno disimulan su impericia con estridencias e incongruencias.

“Mientras que nuestro partido reafirma su compromiso con la causas de México otros han optado por abandonar sus ideales y prefieren negociar posiciones antes que defender convicciones”, añadió.

Close
Por favor ayuda a este sitio
Haz click en cualquier botón para seguir creciendo