Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Un hecho: Peña da permiso al Ejército para abatir

Se ha consumado, la Ley de Seguridad Interior fue promulgada por presidente de México, Enrique Peña Nieto, principal impulsor que ha repercutido internacionalmente, y que mucho le pidieron al primer mandatario que la vetara por violar los fundamentales derechos humanos.
En la versión vespertina del Diario Oficial de la Federación aparece el decreto de la Secretaría de Gobernación (Segob) por la cual se expide la Ley de Seguridad Interior, la cual entrará en vigor al día siguiente de su publicación, es decir, mañana viernes.
Según la iniciativa enviada por el mismo Peña Nieto y que fue aprobada con leves modificaciones en el Congreso de la Unión, la normativa dará un marco jurídico y manga ancha para la actuación de las Fuerzas Armadas en tareas de combate al narcotráfico, con posibilidades de investigar a quien ellos gusten.

Además de lo que realicen, en sus investigaciones podrán no rendir cuentas, pues será catalogado como asuntos reservados por tratarse de “seguridad nacional”.

“Soy consciente de que este ordenamiento, que habré de promulgar esta tarde, es especialmente sensible para la vida pública del país”, sostuvo horas antes de su publicación.

Durante la XLIII sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública, ante las voces de organizaciones civiles y organismos internacionales que consideran que la Ley es inconstitucional, el mandatario explicó que laSuprema Corte de Justicia de la Nación no puede decidir sobre la constitucionalidad de una ley antes de su promulgación, lo que motivó la decisión del mandatario.

“Por eso, no emitiré declaratoria de protección de seguridad interior en los términos de esta ley hasta que el máximo tribunal decida sobre su constitucionalidad”, indicó.

“Doy la bienvenida al análisis que en su momento lleve a cabo la SCJN sobre esta ley”, detalló.

Cabe

Cabe señalar que Peña Nieto tiene una gran cercanía con los ministros desde el presidente, Luis María Aguilar y varios magistrados, por lo que la cadena de favores, podría hacerse valer en la aplicación de esta polémica ley.