Hijo de extitular de Hacienda, Francisco Gil, quiere mil millones de dólares de Pemex

Se cerró el grifo de los billetes y el amor salió por la ventana. La empresa “Oro negro”, propiedad de Gonzalo Gil, hijo del extitular de la SHCP, Francisco Gil, recibió la abundancia de Pemex y tras de la caída de los precios del crudo llegó la debacle de la empresa y se cerró el grifo para dar paso a las demandas millonarias.

Oro Negro le exige una indemnización de hasta mil millones de dólares por daños provocados por la estatal, a quien acusa de un trato desigual cuando ésta buscó renegociar pagos más bajos durante la caída del precio del petróleo.

Desde su inicio, en febrero del 2012, Integradora de Servicios Petroleros Oro Negro fue acusada de conflictos de interés de sus directivos, entre quienes figuran su presidente José Antonio Cañedo White, hijo del cofundador de Televisa Guillermo Cañedo y exdirectivo de Nafin, así como el director general Gonzalo Gil White, hijo del exsecretario de Hacienda Francisco Gil Díaz y fundador del fondo Axis Capital, que en el 2013 levantó 200 millones de dólares mediante certificados de inversión provenientes de afores para capitalizar operaciones de Oro Negro, cuyas acciones en dos terceras partes provienen del ahorro en las pensiones de Banamex y Sura. El presidente del comité ejecutivo y también miembro del consejo de administración es Luis Ramírez Corzo, director general de Pemex del 2004 al 2006.

Petróleos Mexicanos (Pemex) rechazó las acusaciones de corrupción esgrimidas en su contra por la empresa Oro Negro y aseguró que se defenderá ante tribunales mexicanos e internacionales, con plena confianza en que el resultado del proceso legal le será favorable.

Instó a Oro Negro a entregar las pruebas de presuntas acciones de corrupción de funcionarios de la petrolera a las autoridades correspondientes para deslindar y castigar a los responsables.