El INE se burla y juzga al Tribunal por imponer a El Bronco como candidato

Los actos indebidos corren por los cauces legales y lo que no avala uno lo aprueba el otro. Así serán las elecciones. El Instituto Nacional Electoral (INE) criticó al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y se burló de este, tras imponer a Jaime Rodríguez “El Bronco”, en la contiende electoral.

Ni partidos ni consejeros celebraron la decisión. Estamos, sin duda, ante dos maneras de juzgar, dijo el consejo del INE Benito Nacif, quien es responsable de la comisión encargada de verificar los apoyos de los independientes.

Y vinieron los ataques por parte de Nacif: “¿En qué situación quedan aquellos aspirantes a diputados o senadores que no cumplieron con el porcentaje de apoyo requerido y solicitaron una segunda revisión, solicitud que fue denegada debido a que esta autoridad no podía retrotraer a una etapa ya concluida?

“¿Cuáles fueron las irregularidades insubsanables para el INE? Los muertos, ¿había que revisar si los 7 mil habían resucitado; o aquellos cuyos nombres nunca han estado en el padrón, querían que afiliáramos fuera de norma a quien nunca ha tramitado la credencial? O ver si de los 266 mil duplicados con el mismo nombre y clave de elector se habían convertido de una persona en dos diferentes?, cuestionó Ciro Murayama.

El consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, cuestionó en forma abierta la decisión, pero salió en defensa de las áreas técnicas encargadas de la revisión de los apoyos; reivindicó el desempeño del INE ante su obligación de verificar las firmas de apoyo y ofreció que el instituto construirá las condiciones para que sea el votante quien decida al ganador.

Pamela San Martín optó por exhibir el doble discurso de los magistrados aplicado a Rodríguez Calderón y el resto de los aspirantes independientes: La sentencia no versa sobre una decisión intrascendente, incidirá directamente en el ejercicio del derecho del voto, pues a partir de una presunción y de un sentido garantista se incluye a un candidato, tratamiento que no se dio a los aspirantes a diputaciones y senadurías, tampoco a quienes cumplieron con todas las reglas y no alcanzaron el umbral.

En el último año, el Instituto Nacional Electoral y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) han sostenido decenas de desencuentros en los que se han revocado reglamentos, dictámenes de fiscalización y diversos acuerdos.

la emisión de resoluciones como las de El Bronco y El Jaguar ponen en duda la credibilidad de las instituciones electorales e inyectan más elementos problemáticos al proceso.