Inteligencia de México no sabía del Tío, lavó dinero por más de 30 años

Raúl Flores Hernández, “El Tío” tenía más de tres décadas lavando dinero para el narco de varios cárteles, por lo cual no era ligada por el grupo de inteligencia de México. Tan no sabía de él y su relación que tenía con el medio público que el presidente Enrique Peña Nieto se fotografió con Julión Álvarez hace unos días, cuando Estados Unidos ya lo tenía en la mira.

Inteligencia de México despertó tarde, pues cuando el gobierno de Estados Unidos ya lo tenía asegurado en una cárcel ocurrió la el video y sesión de fotos de Peña Nieto con Julión Álvarez, quien en primera instancia es acusado de ser socio de El tío.

Tan ignorado era esa persona que desde el 20 de julio era custodiado en un penal de baja seguridad, por lo que al explotar la bomba, finalmente fue trasladado a un penal federal de máxima seguridad, informó hoy el gobierno capitalino.

“No sabíamos el nivel (de peligrosidad), el sistema penitenciario no tenía esta información”, reconoció la secretaria de gobierno de la Ciudad de México, Patricia Mercado.

Aunque el iniciado con fines de extradición a Estados Unidos, ya estaba detenido, este todavía aparecía en la lista de los más buscados por la PGR y se ofrecía una recompensa por su captura.

La dependencia estadounidense asegura que opera desde 1980 en la Perla Tapatía, con la cooperación de empresarios y prestanombres.

Según la Oficina de Activos Extranjeros del departamento, Flores mantiene alianzas estratégicas con el Cártel de Sinaloa, de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán y el Cártel Jalisco Nueva Generación, lo cual ignoraba la PGR.

De las 42 entidades o empresas relacionadas con las operaciones de Flores, la mayoría se ubican en Guadalajara y dos de ellas en Sinaloa, con estrechas relaciones con firmas de Michoacán y Coahuila.

El 30 de agosto de 2010 el Diario Oficial de la Federación informó que la PGR ofrecía una recompensa por Raúl Flores Hernández, por su probable responsabilidad de los delitos de delincuencia organizada, violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos y el asesinato de Rodolfo Torre Cantú, candidato a la gubernatura de la coalición Todos somos Tamaulipas, y cuatro de sus acompañantes. En dicha publicación, se refieren a Flores Hernández también como Miguel Casas Linares.

Flores Hernández, identificado por el Gobierno de Estados Unidos como un importante narcotraficante del nivel de Joaquín “el Chapo” Guzmán, fue detenido el pasado 20 de julio en Zapopan, en el estado mexicano de Jalisco.

Horas después fue trasladado al Reclusorio Sur de la Ciudad de México por orden de un juez, detalló la secretaria del gobierno capitalino, Mercado.

Close
Por favor ayuda a este sitio
Haz click en cualquier botón para seguir creciendo