Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Islandia 2018: a trabajo igual, salario igual para mujeres y hombres

Famosa por ser la nación con la menor diferencia de género en el mundo, Islandia se dispone en este 2018 a eliminar cualquier diferencia en la materia, como parte de un plan para igualar los salarios “independientemente del género, etnia, sexualidad o nacionalidad”.

En 2016, las mujeres ganaron entre 14 y 18 por ciento menos que los hombres en un país considerado por los expertos como el mejor para la igualdad de género . El plan para cerrar cualquier brecha en Islandia para 2022, ha iniciado ahora, con la introducción de una ley que obliga a las empresas, públicas y privadas, a pagar a sus empleados por igual ‘independientemente de su género, etnia, sexualidad o nacionalidad’.

Las empresas con 25 o más empleados ahora necesitan obtener la certificación para demostrar que ofrecen igual salario por trabajo de igual valor.

Aunque otros países (y el estado estadounidense de Minnesota) tienen “políticas de certificados de salario igualitario”, Islandia es la primera en hacer que la igualdad de pago sea obligatoria tanto para empresas privadas como públicas.

La ley, que se propuso por primera vez en marzo de 2017, encontró el apoyo de todos los partidos políticos en el país de alrededor de 323 mil personas.

“La legislación es básicamente un mecanismo que las empresas y organizaciones … evalúan cada trabajo que se realiza, y luego obtienen una certificación después de confirmar si pagan a hombres y mujeres por igual”, dijo Dagny Osk Aradottir Pind, miembro de la Asociación de Derechos de las Mujeres de Islandia en entrevista a Al Jazeera News.

“Es un mecanismo para garantizar que las mujeres y los hombres reciban el mismo salario. Hemos tenido una legislación que dice que el salario debería ser igual para hombres y mujeres durante décadas, pero aún tenemos una brecha salarial”, agregó.

Ahora, con la entrada en vigor de la ley aprobada en marzo del 2017 por el Althingi (Parlamento), en el cual casi el 50% de los legisladores son mujeres, las autoridades efectuaran controles sistemáticos en cada empresa e institución. Y si cualquier empleador no respetase la ley, será castigado con durísimas multas. Y el control estará en manos especiales: la Lögreglan á Íslandi (policía integrada en su mayoría por mujeres) y las autoridades tributarias.