Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Joven desaparecido se reúne con su familia; aparecen más dudas, no recuerda su nombre

¿Y los protocolos… y el papeleo? Luego de cinco días de mover a las policías del Estado de México y de la Ciudad de México, el alumno de la Preparatoria 8 de la UNAM, Marco Antonio Sánchez, fue encontrado deambulando en el municipio de Melchor Ocampo, Estado de México, no recordó su nombre.

Rapado, con la ropa sucia, deambulando a kilómetros de su casa, Marco Antonio presenta descoordinación física y una lesión en el rostro. El joven finalmente fue hallado y trasladado de Melchor Ocampo, a la Fiscalía de Justicia del Estado de México, en Tlalnepantla.

Asimismo, después de las 2 de la mañana, fue entregado a su padre. El joven que se ausentó de su casa desde el martes luego de que fue detenido y liberado por agentes de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de la Ciudad de México.

El 23 de enero, Marco Antonio fue y detenido por policías de la Ciudad de México en instalaciones del Metrobús Rosario, y desde entonces no se tuvo información de su paradero.

Sus familiares denunciaron la detención arbitraria y su desaparición. Lla Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos pidieron que el caso fuera investigado por las autoridades como una desaparición forzada, al estar involucrados policías en acciones contra el menor.

             

Ciudadanos protestaron este domingo en el Ángel de la independencia y en redes sociales, para exigir a las autoridades capitalinas la presentación del estudiante de la preparatoria 8 de la UNAM.

La Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México informaron sobre una investigación interna, indicando que se solicitó la declaración de cuatro policías involucrados en el caso, y que dos de ellos permanecían bajo arresto, “a disposición superior por la inobservancia de algunos protocolos”.

Los policías declararon que habían liberado a Marco Antonio, cerca del Metro Rosario, poco después de detenerlo. Marco Antonio tenía horas deambulando por las calles del Estado de México.  La última noticia que las autoridades que lo rastreaban tuvieron de él, indicaba que a las 2:00 horas participó en una riña.

A esa hora, policías municipales de Tlalnepantla recibieron la alerta de que en una taquería había una pelea con alguien que molestó a los clientes y trabajadores del negocio. Cuando los uniformados llegaron al lugar, esa persona ya había escapado.

Horas antes Marco Antonio estuvo 10 minutos en un Juzgado Cívico de Tlalnepantla, la noche del sábado, cuando agentes lo presentaron al hallarlo en la calle, caminando desorientado por una avenida.

Sin embargo, el juez calificador determinó que no había incurrido en ninguna falta administrativa. Como supuestamente aseguró que tenía 19 años, y tras no hallar nada para mantenerlo detenido, se le dejó en libertad.

Para ese entonces el joven tenía ya cuatro días de no haber regresado a su casa.

En su búsqueda, la Procuraduría capitalina descubrió que dos días después de que policías capitalinos lo detuvieron y liberaron, su teléfono celular fue utilizado justo en la Preparatoria 8 donde él estudiaba. Ese jueves por la tarde el aparato estuvo activo. Cerca de la medianoche perdieron su ubicación.