Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Juan Zepeda quiere dirigir lo que queda del PRD

Finalmente el metalero es quien más opciones tiene. El senador por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), Juan Zepeda Hernández, se destapó como uno de los aspirantes a presidir al sol azteca, a lo cual aspiraba luego de concluidas las elecciones del 1 de julio.

“Yo soy un soldado del PRD lo he dicho siempre (…) ahí donde me requiera el PRD ahí estaré, si me dicen que ahora soy útil al frente de la dirección del PRD, ahí estaré”, sentenció el político de Neza, Zepeda Hernández.

Esto luego de que se anunciara la renovación de la dirigencia del partido del sol azteca y que Manuel Granados dimitió a la dirigencia nacional de este instituto político.

Agregó que la única condición que ha llevado a la mesa de discusión es que él llegará como una propuesta de unidad, en la cual se represente la voluntad política de todos los perredistas, con lo buscará que el PRD se recupere después del escenario en el que se encuentra desde los pasados comicios federales.

“Uno no puede llegar a este cargo a administrar conflictos o a ser mediador entre corrientes, pasaría (ser candidato) porque debe de haber un acuerdo de unidad para que salga una propuesta única y la voluntad política de todos para que realmente podamos cambiar esas cosas que llevaron al traste con el proyecto exitoso del PRD en los últimos años”, acotó.

Por su parte, agradeció el tiempo en que Manuel Granados estuvo al frente del PRD, ya que mencionó entró de bateador emergente en un momento muy crítico para el partido, y lo hizo de manera excepcional.

El legislador consideró que el partido está en un momento de redefinición y hay dos posturas que deben consensuarse, además de eliminar las pugnas entre corrientes, así como las alianzas, que confunden al electorado.

“Para nadie es secreto que dentro del PRD tenemos dos posiciones”, afirmó

Una de ellas sostiene que el partido es vigente, con el nombre y con los colores actuales, empero, debe de haber un profundo examen autorreflexivo y valiente para cambiar lo que no ha funcionado, opinó.