La carestía de todo 2017 se elevaría a rangos por arriba de 5.5% en México

La inflación en enero será la más alta en 17 años por el gasolinazo

Analistas financieros adelantaron que el incremento en el precio de los combustibles, sumado al alza que ya se observó en el gas LP y los aumentos que muy probablemente se den en servicios sensibles al precio de la gasolina –como los de los autobuses urbanos y foráneos, los taxis y el transporte colectivo, excepto el Metro– llevarán la inflación de enero a su nivel más alto en 17 años y afectarán los niveles de precios de todo 2017.

De acuerdo con Scotiabank, el impacto directo de los aumentos en las gasolinas será cercano a 0.63 puntos porcentuales en la inflación de enero, pero si a ello se añaden los elementos mencionados y el desempeño esperado del resto de los precios de la economía, se llegaría a una inflación cercana a 1.4 por ciento en el primer mes del año, la más alta desde 2000.

Con ello, añadieron, la carestía de todo 2017 se estaría elevando a rangos por arriba de 5.5 por ciento.

Aunque en principio estos efectos son de una vez por todas y deberían absorberse en el transcurso del año, existe el riesgo de que afecten la dinámica de los precios de toda la economía, señalaron los especialistas.

No obstante, consideraron que la decisión del gobierno de avanzar en el proceso de liberalización del mercado de energía tiene aspectos positivos, pues es una condición indispensable para el desarrollo del mercado y el mejor funcionamiento de la economía y la medida elimina un subsidio que además de ser difícil de justificar, implica una carga fiscal demasiado elevada para las finanzas públicas que podría incrementar la deuda, lo cual llevaría a reducciones de la calificación del débito público de México y a consecuencias muy negativas y durables para la economía.

Especialistas de Banorte-Ixe coincidieron en que a pesar de las distorsiones que genera este incremento, la liberalización del precio de la gasolina es un esfuerzo que está realizando el país para incentivar el libre mercado, pero consideraron que hubiera sido deseable hacer el incremento de manera gradual, ya que tendrá un impacto negativo sobre la dinámica del consumo privado.

Adelantaron que ante los aumentos de precios que generará el gasolinazo, sumados al del salario mínimo y la depreciación del peso, el Banco de México subirá su tasa de referencia en 0.5 puntos porcentuales en su reunión del 9 de febrero para evitar que se ponga en riesgo la estabilidad macroeconómica, con lo cual la tasa de referencia se incremente en 1.5 puntos porcentuales durante 2017.

En su reporte al cierre de la primera semana del año, el director general adjunto de análisis económico y bursátil de Banorte, Gabriel Casillas, y la directora ejecutiva de análisis económico, Delia Paredes, entre otros analistas, destacaron que la confianza del consumidor (dada a conocer este viernes 6 por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía y el Banco de México) se redujo en diciembre a pesar del incremento en el salario mínimo.

Consideraron que el retroceso se explicó por la incertidumbre respecto del dinamismo económico de México generada por el resultado electoral en Estados Unidos y la consecuente depreciación del peso y adelantaron que en enero la confianza de los consumidores podría registrar una marcada disminución derivada del incremento en los precios de las gasolinas y que dicho indicador mantendrá una trayectoria descendente en los siguientes reportes.

Close
Por favor ayuda a este sitio
Haz click en cualquier botón para seguir creciendo