La Catedral, cerca del colapso, debe ser demolida o morirán cientos de personas

Se niegan a cerrar sus puertas y se empeñan a continuar con una actividad normal, pese a que su estructura se fragmentó luego del terremoto del 19 de septiembre y sus torres serían lo primero que se colapsaría.

En una tarjeta informativa del pasado 3 de octubre el director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Diego Prieto reveló que el edificio sufrió diversos daños que pueden comprometer la estabilidad estructural del inmueble, por lo que quedan prohibidos los eventos masivos en la catedral metropolitana.

La pérdida de la Catedral sería irreparable, la recomendación es que no hubiera concentraciones en la plaza, la recomendación era que no pasaran camiones de alto tonelaje y que no se hicieran concentraciones masivas que provocarán vibraciones y podrían poner en riesgo la estructura, y a tres días de que se hizo este documento se hizo el concierto, y eso habla de una falta de comunicación”, señaló en su columna el periodista Héctor de Mauleón.

Ponen en riesgo cientos de vidas por un edificio viejo y que oculta mucha de nuestra historia y abusos de españoles, así como de jerarcas católicos. Pese a ello Hugo Valdemar, vocero de la Arquidiócesis de México, aseguró que la Catedral Metropolitana no va a cerrar, “la gente puede acudir sin peligro”.

Según el vocero de la iglesia católica el terremoto se limitó a las torres de campanarios y que es posible apuntalarlas sin tener que cerrar el inmueble.

“El reporte que hemos tenido nosotros es que efectivamente las torres tienen algunos daños estructurales; sin embargo, es posible apuntalarlas desde el interior y entonces no es necesario cerrar el inmueble, lo que sí nos pidieron es que se restrinja el acceso a los campanarios”, dijo.

Valdemar explicó que sólo se deben evitar las visitas que se hacían a los campanarios, pero las campanas pueden sonar, “no hay daños mayores que sean de riesgo y pusieran en riesgo la asistencia de los fieles”.

De Mauleón afirmó que ese inmueble “está en peligro debido a las grietas y daños estructurales que dejó el sismo. De acuerdo con un reporte, ninguna escultura del arquitecto Manuel Tolsá se encontraba anclada a su base y esto trajo como consecuencia la caída de “La Esperanza”, aunque también fue detectada una fractura en la base de “La Caridad”, la cual está en riesgo de caer”.

 

Close
Por favor ayuda a este sitio
Haz click en cualquier botón para seguir creciendo