La cinta “Elle”, de Paul Verhoeven, en franca carrera por el Óscar

Rompe barreras de una moral mojigata como la de EU

Por Víctor Durante Álvarez y Norma Jurado Campusano

Contra todos los pronósticos habidos y por haber, la película “Elle”, dirigida por Paul Verhoeven, rompe con todos los prejuicios de una sociedad como la estadounidense.

Es un filme que rompe las barreras de una moral simplista y mojigata que prefiere esconder los problemas sociales que aquejan a una sociedad hedonista.

Esta producción franco-alemana pero con mayoría de capital galo, representará a Francia en la 89 edición de los Óscar que se entregarán el próximo 26 de febrero.

Protagonizada por la actriz francesa Isabelle Huppert, la cinta cuenta la historia de una ejecutiva cuya vida cambia de forma brusca tras ser violada por un hombre enmascarado.

“Elle” ha sido seleccionada por una comisión compuesta por profesionales del sector entre las cuatro cintas que habían sido seleccionadas.

Fue escogida por delante de “Frantz” de François Ozon, “Les Innocentes”, de Anne Fontaine y “Cézanne et moi”, de Danièle Thompson.

La cinta de Verhoeven logró pasar el filtro de la primera preselección, que la Academia de los Óscar anunciara en diciembre, antes de poder optar a la definitiva de cinco competidores que se anunció un mes más tarde.

“Elle” opta a seguir los pasos de “Mustang”, de la franco-turca Deniz Gamze Erguven, que logró situarse en la lista de cinco finalistas para el Óscar a la mejor película de habla no inglesa, que finalmente fue atribuido a la cinta húngara “El Hijo de Saúl”, de Laszlo Nemes.

La última vez que una película francesa se alzó con la estatuilla de Hollywood fue en 1993, cuando lo hizo “Indochina” (“Indochine”), de Régis Wargnier.

Hay multitud de formas de enfrentarse a una historia como la de “Elle”, pero la mayor parte de artistas seguro que hubiesen apostado por un enfoque totalmente dramático que explorase a fondo las consecuencias psicológicas de la violación que sufre la protagonista nada más empezar la historia o que optase por una vía algo más comercial en la que todo girase alrededor de la búsqueda de la venganza por parte de la víctima

Verhoeven controla en todo momento los límites del mismo para que no surja la posibilidad de ver “Elle” como una película que broma sobre la violación y sus consecuencias. Simplemente aborda muchos temas y eso requiere unos cambios de tono muy marcados.

En definitiva, “Elle” es una gran película con la que Verhoeven demuestra que su talento sigue intacto y también su capacidad para llevar un material de primera a su terreno encontrando el toque justo para que todo brille por separado y luego encaje de forma fluida. Además cuenta con una aliada tan implicada como Isabelle Huppert.