La gente se le va encima a Trump por su política migratoria

La gente grita “cierren la detención” en referencia al servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE); las protestas se registran en Los Ángeles, Nueva York, Oregón

En diferentes ciudades de Estados Unidos, estadounidenses o ciudadanos americanos y europeos protestan por la política migratoria del presidente Donald Trump.

En Los Ángeles, Nueva York, Oregón,  al grito de “¡vergüenza!” y “cierren la detención”, una multitud desafió calor o viento para marchar contra la política de separación de familias del presidente.

Los blancos de su protesta, además de Trump, son el secretario de Justicia, Jeff Sessions y las fuerzas policiales de la frontera, en particular la del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (ICE).

Desde un parque en Manhattan a la corte federal en Brooklyn o desde la alcaldía hasta el parque Boston Common, miles se congregaron en la “marcha contra la separación de familias”,.

Se prevé la asistencia de la senadora Elizabeth Warren y el representante Joe Kennedy III, ambos demócratas.

   

Una segunda marcha prevista para las próximas horas irá desde el parque Wellington Common hasta la Penitenciaría South Bay, que aloja a inmigrantes detenidos por las autoridades federales.

Activistas de centroizquierda, padres y personas que se manifiestan por primera vez, organizan protestas en cientos de ciudades en Estados Unidos el sábado contra la separación de familias en la frontera entre México y Estados Unidos, para presionar al gobierno del presidente Donald Trump para que reúna rápidamente a las familias.

Cientos de miles de personas podrían sumarse a más de 600 marchas en el país en ciudades amigables a los inmigrantes como Los Ángeles y Nueva York, hasta las conservadoras como Appalachia y Wyoming, bajo la consigna “Las familias deben estar juntas”.

Aunque varios de los participantes ya se han manifestado contra Trump, otros son nuevos en el activismo, incluso hay padres que dicen sentirse obligados a participar por los conmovedores informes de niños que han sido separados a la fuerza de sus familias al cruzar la frontera sin autorización.

En Portland, Oregon, por ejemplo, varias madres amas de casa han organizado su primera protesta mientras cuidan a sus hijos pequeños.

“No soy radical, no soy activista”, dijo Kate Sharaf, coorganizadora en Portland. “Simplemente llegué a un punto en donde sentía que podía hacer más”. Sharaf y otras madres que organizaron la marcha esperan atraer a 5 mil personas.

Grupos defensores de inmigrantes dicen estar emocionados, y sorprendidos, de ver cómo gana terreno el tema entre aquellos no vinculados con la inmigración.

“Honestamente, estoy sorprendido. Literalmente nunca he visto a tantos estadounidenses presentarse a favor de los inmigrantes de esta forma”, dijo Jess Morales Rocketto, directora política de la Alianza Nacional de Trabajadoras del Hogar, que representa a niñeras, sirvientas y cuidadoras, muchas de ellas inmigrantes. “Escuchamos una y otra vez, si fuera mi hijo, quisiera que alguien hiciera algo”.

Tyler Houlton, vocero del Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, recibió bien el interés en el sistema inmigratorio y dijo que sólo el Congreso tiene el poder de cambiar la ley.

“Apreciamos que estos individuos hayan expresado su interés y preocupación ante el crítico tema de asegurar las fronteras de nuestro país y hacer cumplir nuestras leyes inmigratorias”, dijo Houlton.

“Como hemos indicado antes, el departamento está frustrado por las desastrosas leyes inmigratorias de nuestro país y apoya la acción”.