Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Para la ONU, “verdad histórica” es “insostenible”; aplaude lucha de las familias

Hasta la Organización de las Naciones Unidas considera la “verdad histórica” del procurador Jesús Murillo Karam es una tomada de pelo y lamenta que el gobierno de Enrique Peña Nieto haya malgastado un año en defenderla.

La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) emitió un comunicado en el que rechaza la presunta verdad histórica que presentó el gobierno federal sobre lo que pasó con los 43 estudiantes desaparecidos de la normal rural ‘Isidro Burgos’ en Ayotzinapa, Guerrero.}

La versión, apuntó, es “insostenible”.

Textualmente, el organismo apuntó que “lamenta que en el último año el actuar de las autoridades se haya caracterizado por la defensa de la versión oficial del caso, calificada a principios del 2015 por la Procuraduría General de la República como la ‘verdad histórica”.

   

“La ONU-DH reitera que esta versión es insostenible. Sus deficiencias e inconsistencias han sido expuestas por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el Equipo Argentino de Antropología Forense y Forensic Architecture”, agregó.

Resaltó que “resulta inusitado que el Gobierno haya promovido más de 200 impugnaciones en contra de la histórica y garantista sentencia del Tribunal Colegiado, hoy confirmada por el mismo órgano jurisdiccional federal, cuyos alcances deben observarse plenamente”, señaló Jan Jarab, representante en México de la ONU-DH.

Para la ONU-DH, la determinación de las familias de las víctimas de Ayotzinapa merece ser reconocida ampliamente. “Son cuatro años de portar una dolorosa carga con entereza. Su exigencia firme de justicia ha sido una fuente de inspiración en medio de un camino pedregoso que han sabido transitar con dignidad”, sostuvo Jarab.

Por último, la ONU-DH se alegró de las señales del gobierno entrante que apuntan a construir con las familias y las organizaciones que les acompañan, una ruta de trabajo que permita rediseñar una estrategia tendiente a materializar la justicia y la verdad.