Con la salida de Cervantes de la PGR se abrió el portón de la impunidad

Todo fue maquiavélicamente preparado. No fue el Ferrari, por el cual no paga impuestos, ni por la fiscalía general, sino la salida de Raúl Cervantes de la Procuraduría General de la República (PGR) se dio para aprovechar un vacío legal y darle más dientes a la dependencia impartidora de justicia.

Cervantes, también comentarista de Televisa, no salió en buenos términos de la dependencia y por ello dio su última estocada al asegurar que ya estaba concluido el caso de corrupción Odebrecht, el cual blindó para que no se conociera, pero ya se tuvo que presentar; sin embargo, la dependencia se ha negado.

Aunque los escándalos de la PGR ,que se ha convertido en operador del gobierno federal, han sido mayúsculos, encargado de la PGR, Alberto Elías Beltrán, no puede ser llamado a rendir cuentas ante los legisladores, pues no está obligado por la ley, ya que no es procurador y está en una nube de impunidad.

Legisladores panistas presionan para que Elías Beltrán comparezca por su intromisión en el proceso electoral y para que informe qué ha hecho desde octubre pasado, cuando asumió las funciones.

El coordinador parlamentario del PAN, Fernando Herrera Ávila. recordó que bajo responsabilidad del funcionario quedó a cargo el informe de las conclusiones de las indagatorias que recibió sobre los presuntos sobornos entregados por la empresa Odebrecht a funcionarios de Petróleos Mexicanos (Pemex), entre ellos el exdirector de la empresa, Emilio Lozoya Austin.

Como se recordará, la Sala Regional Especializada del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) resolvió que funcionarios de la PGR, de la que él es responsable, afectaron la equidad de la presente contienda electoral al exhibir al candidato presidencial Ricardo Anaya en un video y comunicados, donde acudió a presentar un escrito.

La Comisión de Quejas y Denuncias INE consideró que Elías Beltrán violó el artículo 134 constitucional al actuar en forma parcial contra el precandidato presidencial de Por México al Frente, Ricardo Anaya, al difundir comunicados y videos que lo involucran en presuntas conductas ilícitas, y ordenó a la PGR retirarlos de sus portales y redes sociales, para no continuar con la transgresión.

El secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, Elías Beltrán reconoció y justificó la difusión de la información, al argumentar que se trataba de un caso “emblemático”.

“Elías Beltrán encarna, hoy por hoy, al procurador de consigna; al instrumento del poder gubernamental, para golpear a rivales del oficialismo y encubrir las corruptelas y trapacerías”, dijo Herrera Ávila.