La Sedena exige 4,510 millones para “seguir funcionando” en la guerra al crimen organizado

Son más de 10 años de la guerra del gobierno federal contra el crimen organizado y además de miles muertes y desaparecidos ahora la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) exige cuatro mil 510 millones de pesos, solo para renovar vehículos terrestres sin comprometerse a dar buenos resultados.

El monto que la Defensa Nacional pretende que sea autorizado el próximo año, equivale a 60 por ciento del costo total del nuevo avión presidencial, aquel que ni Donald Trump quiere comprar.

La cantidad solicitada a través del PPI supera, además, los 3 mil 279 millones de pesos del presupuesto actual del Programa de la Sedena de Apoyo a la Seguridad Pública.

Independientemente de quien sea el presidente de México, para el próximo año la Sedena pone como condición para seguir fuera de los cuarteles “combatiendo al crimen organizado” renovar sus vehículos tácticos terrestres Humvee, pues estos, dicen, ya cumplieron su vida útil y los del otro bando sí han renovado sus unidades.

Según dio a conocer el diario Milenio, en la solicitud de presupuesto que envió a la Secretaría de Hacienda, indicó que 51.94 por ciento de los automotores tácticos con que cuenta el Ejército no proporcionan el mismo rendimiento, lo que disminuye la eficiencia de la institución en los operativos contra la delincuencia y otras misiones.

La Dirección General de Transportes Militares intenta adquirir mil 138 vehículos Humvee en su versión denominada V.E.R.E., así como 80 con blindaje y 141 V.T.S.

El gasto directo de adquisición de las unidades se estimó a precios de 2018 en 3 mil 837 millones 796 mil 860 pesos. A esto se deben sumar 672 millones 275 mil 522 pesos en costos estimados de mantenimiento, con lo que el total del PPI sería de 4 mil 510 millones 72 mil 383 pesos.