Las peores elecciones en la historia del PRI; Meade no ganó ni en su casilla

Ni en el Edomex les funcionó su máquina de hacer pobres. El Partido Revolucionario Institucional (PRI) tuvo su peor proceso electoral de toda su historia, no solo en el rubro presidencial, sino en el legislativo, nacional y local, además de gobernadores, donde solo ganó de nueve posibles.

Quien de plano no convenció ni a sus vecinos para que votaran por él, fue José Antonio Meade, candidato de la alianza Todos por México, no logró convencer ni a sus vecinos, por algo habrá sido, pues hasta en su casilla quedó en tercer lugar, según el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), ya en el recuento del 100% de esa sección electoral.

Meade sufragó en la casilla sección 0727, de la colonia Oxtopulco en la delegación Coyoacán, donde Andrés Manuel López Obrador ganó casi 3 a 1 por sobre Meade, al obtener 641 sufragios, que equivalen al 48.2%.

Además, en elecciones presidenciales, el peor resultado anterior del PRI, que gobernó de 1929 a 2000 y volvió al poder en 2012 con Enrique Peña Nieto, había sido un 22 por ciento en 2006.

El PRI cayó en el Congreso, donde el partido Morena de López Obrador será la primera fuerza, y no obtuvo ninguna de las ocho gobernaciones en juego, según los resultados preliminares.

El partido de López Obrador triunfó en Chiapas, Tabasco, Veracruz y Morelos, donde será gobernador el ex futbolista Cuauhtémoc Blanco.

El PAN se impuso en Guanajuato y Yucatán -un estado que el PRI esperaba ganar- y se disputa Puebla con Morena, mientras que Movimiento Ciudadano ganó en Jalisco.

Para la Cámara de Diputados y el Senado, el PRI obtuvo un 15 por ciento de los votos. Eso lo coloca detrás de Morena, que logró un 38 por ciento y se catapulta como primera fuerza, y el conservador Partido Acción Nacional (PAN), con un 18 por ciento.