¡Llegó la venganza de Trump!.. ya no liberará migrantes; busca prisiones para ellos

No tardó demasiado el contragolpe del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ante los airados reclamos que le hizo el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, el pasado jueves. Este sábado, el magnate anunció que se termina la liberación de migrantes y ya busca cárceles para meterlos y levantarles cargos.

Trump firmó un memorando que acaba con la política migratoria “captura y libera”, que consistía en arrestar inmigrantes indocumentados y luego liberarlos, con la orden de presentarse después a una audiencia judicial para su posible deportación.

“Hoy el presidente ha firmado un memorando para dar pasos importantes para terminar con el Catch & Release, la peligrosa práctica conforme a la cual los extranjeros que han violado las leyes migratorias de nuestra nación, son liberados tras la detención”, anunció la Casa Blanca.

   

Jeff Sessions, secretario de Justicia de Estados Unidos, ordenó aplicar una política de “tolerancia cero” contra los migrantes que entren de manera ilegal al país por la frontera con México.

La orden indica que los fiscales federales de los estados fronterizos deben poner mayor énfasis en presentar cargos de ingreso ilegal contra migrantes, algo que históricamente ha sido tratado como un delito menor, cuando se aplica a migrantes que no habían sido detenidos por las autoridades fronterizas anteriormente o que han sido detenidos en pocas ocasiones.

El comunicado sabatino señala que “la protección del pueblo estadounidense es la máxima prioridad del presidente”, quien se comprometió a “asegurar que nuestras leyes sean respetadas”.

Además, apunta la Secretaría de Prensa, Trump llama a los “demócratas para que dejen de bloquear medidas vitales para la seguridad de Estados Unidos”.

En el mismo documento, el mandatario estadounidense ordena al secretario de Defensa, Jim Mattis, que elabore una lista de instalaciones militares que podrían usarse como prisiones para inmigrantes ilegales.

El documento prevé que el Departamento de Seguridad presente un informe para detallar las medidas implementadas para poner fin al “captura y libera”.

El informe instruye a los departamentos estatales para que compartan información sobre cualquier contrato dirigido a construir u operar instalaciones de detención a lo largo de la frontera, así como las medidas adoptadas para asignar a los funcionarios de asilo en los centros de detención, entre otras acciones.