Lloverán denuncias a Google desde bullying y por páginas de odio que ignoran

A la empresa Google que se sentía intocable en México argumentando que era una empresa “virtual”, es decir que existe, pero no físicamente en nuestro país, le encontraron vulnerabilidad. La han obligado a responder judicialmente por sus actos.

A las demandas que debe hacer frente Google van desde despidos laboral, fraude procesal y se espera que el camino que han abierto estas personas amparadas en las leyes mexicanas se unan otras que han acusado bullying y páginas de odio que están en la web y que ha permitido dicha empresa de origen estadounidense.

A Google en México le fue negado un amparo con el que intentaba que una demanda interpuesta en su contra fuera analizada y resuelta por tribunales estadunidenses, en vez de mexicanos.

Se trata de una denuncia por fraude procesal en México; es la primera en su tipo a nivel mundial contra la firma más grande en tecnología en plataformas de buscadores.

El expediente se encuentra radicado en la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México y fue interpuesta por el abogado Ulrich Richter Morales el 3 de octubre de 2016.

Ello, luego de que Matthew S. Sucherman, secretario Suplente de Google Inc., presentara una declaración jurada en la que asegura que Google no cuenta con oficinas en México; no obstante, Google México S de RL de CV tiene oficinas identificadas bajo su logotipo en la colonia Lomas de Chapultepec.

La denuncia se origina en el expediente 907/2015 radicado en el Juzgado Octavo de lo civil en la Ciudad de México y en el que Richter demandó por daño moral a la empresa debido a que en el buscador de Google aparece un blog en el que suplantaron su identidad con información que causó un daño moral.

Lo anterior provocó que Google interpusiera un amparo con el número 422/2016, que llegó a manos del Juzgado Décimo Primero de Distrito en Materia Civil en la Cuidad de México contra dicha resolución.

Lamentablemente para la tecnológica, el juez Horacio Nicolás Ruiz Palma negó el amparo solicitado, porque no sólo se afectó el “honor y reputación” de una persona al divulgar información que se considera falsa en la red, sino también porque se trata de una empresa que opera en México y debe ser juzgada bajo las disposiciones nacionales.

“Por el solo hecho de que la parte enjuiciada alegara y, en su caso, demostrara que su domicilio se localiza en el extranjero y, por ende, no le resultaran aplicables las disposiciones nacionales, implicaría que todos los mexicanos o extranjeros que se encuentren en este país renuncian a sus prerrogativas aquí protegidas constitucionalmente”, detalla la resolución.

 

Close
Por favor ayuda a este sitio
Haz click en cualquier botón para seguir creciendo