Para los banqueros, “es ridículo” el monto robado en ciberataque

Las pérdidas por el ataque cibernético a algunos bancos en México alcanzaron la cantidad de poco más de 100 millones de pesos, pero la Asociación de Bancos de México (ABM) califica la cantidad como un monto ridículo, pequeño.

El vicepresidente de la ABM, Luis Robles Miaja, calificó como “ridículas” estas cantidades que los criminales lograron sacar de algunos bancos, pues son montos pequeños respecto a lo que se maneja en todo el sistema financiero.

“Son cantidades menores, son ciento y pico de millones, no tengo la cifra exacta en la cabeza, pero son cantidades muy menores en comparación con la que han manejado los medios”, destacó Robles Miaja.

Hace dos días, el presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros (Condusef), Mario Di Constanzo, informó que el sistema bancario de México canalizó erróneamente entre 350 millones y 400 millones de pesos en transferencias interbancarias.

La cifra anterior supera casi cuatro veces lo reportado por la ABM, aunque habrpa que esperar el reporte final de las autoridades financieras.

Robles Miaja señaló que como parte de las investigaciones que realizan las autoridades financieras, de procuración de justicia y de seguridad a nivel nacional, se ha logrado recuperar dinero que pretendía ser robado a través del esquema de defraudación.

El también presidente del Consejo de Administración de BBVA Bancomer explicó que es dinero que llegó a ciertas cuentas y fue congelado, una vez que las instituciones financieras se percataron que fueron abiertas para realizar el fraude.

Además, rechazó que las autoridades e instituciones financieras hayan actuado a destiempo ante los ataques cibernéticos a algunos bancos participantes del Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI) del Banco de México (Banxico).

Agregó que una vez que se detectó el hackeo a algunos de los proveedores de estos bancos, éstos migraron a un modelo alterno de operación, y destacó que lo importante es que el SPEI es seguro y que no fue atacado cibernéticamente.

En ese sentido, Robles Miaja reconoció que algunas personas resultaron afectadas, pero sólo en el retraso y lentitud de sus transacciones, debido a que los bancos se pasaron a un modelo de contingencia, pero aseguró que no hubo una afectación patrimonial y “el público no perdió un peso”.

“Algunos bancos sí tuvieron algunos pequeños montos que los criminales lograron sacar, pero son cantidades ridículas”, reiteró, y aclaró que no pretende minimizar lo que pasó, pues es preocupante, pero “no grave”.