Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Los niños que trabajan parecen avergonzar a los candidatos

En ningún discurso aparecen, tampoco son considerados en las agendas políticas. Tal parece que causan vergüenza, pero se debe resaltar que la precariedad de la economía en México obligó a más de 2.1 millones de niños a trabajar el año pasado en actividades no permitidas, en condiciones alarmantes.

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) señalan que la tercera parte de esos infantes tenían menos de 14 años, y cuatro de cada de diez ni siquiera recibieron un ingreso a cambio de su labor.

Tras señalar que las actividades no permitidas representan un riesgo para la salud y el desarrollo de los niños –ya sea por las tareas peligrosas o por los horarios prolongados–, el organismo detalló que 34% de los menores explotados realizaron trabajo agrícola, 22% laboró en el sector de servicios y 20% en el comercio; el resto participó en las industrias extractivas y de la construcción.

Aunado a ello, las cifras oficiales sobre la explotación de niños con fines sexuales varían entre 16 mil y 70 mil, con una concentración más grave del problema en las zonas fronterizas, donde hasta 50 mil menores de edad estarían forzados a prostituirse.

   

A pesar de la magnitud del problema, ninguno de los candidatos a la presidencia de la República ha propuesto hasta ahora planes para erradicar la explotación infantil.

En su proyecto de nación, sólo el aspirante de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, señala el trabajo infantil en la agricultura, según integrantes de ‘Mesa Social contra la explotación de niñas, niños y adolescentes’.

La investigadora Norma del Río aseveró que atender el abandono actual de los niños explotados equivaldría a dejar sin presupuesto y fuera del foco público a la población de las delegaciones Gustavo A. Madero, Cuauhtémoc, Xochimilco, Tláhuac y Tlalpan de la Ciudad de México.

“Los niños, niñas y adolescentes no están en las agendas políticas de los candidatos, no están en las políticas públicas (…) el futuro que les estamos dando a nuestros jóvenes es muy oscuro”, deploró a su vez Alfonso Poiré, asesor de la organización Save The Children México e integrante de la Mesa Social.

Ante la ausencia de propuestas de los presidenciables, la Mesa Social elaboró su propia agenda política para erradicar la explotación del trabajo infantil, y urgió los candidatos a adoptar una serie de medidas y compromisos presupuestales para lograr ese objetivo en 2024, con un énfasis especial en los niños indígenas y jornaleros, los más vulnerables de todos.

“Hablamos de trabajo infantil cuando hay violación a los derechos fundamentales de la infancia como el recreo, la educación o la salud”, precisó la doctora Mónica Falcón, quien puso sobre la mesa el tema del abuso de los plaguicidas en los campos y sus efectos nefastos sobre la salud de los trabajadores agrícolas, entre ellos los niños.