Los norteamericanos pasan más tiempo en los centros comerciales que en ningún otro sitio

Aparte de sus hogares y sus empleos

Los norteamericanos pasan más tiempo en los centros comerciales que en ningún otro sitio, aparte de sus hogares y sus empleos.

Los clientes pueden comprar allí cualquier cosa, desde diamantes hasta yogurt, ir a la iglesia o al colegio, registrarse para votar, donar sangre, apostar, trabajar y meditar.

En algunos centros comerciales uno tiene la posibilidad de mudarse de habitación de un auto-hotel a un apartamento o a una comunidad de vecinos.

En el centro comercial Woodfield, próximo a Schaumberg, Illinois, uno puede escuchar a la Sinfónica de Chicago; la Sinfónica de Dallas estaba a punto de expirar cuando la hicieron revivir una serie de conciertos en el Centro Comercial de North Park.

En los centros comerciales estadounidenses están invertidos aproximadamente 60.000.000.000 de dólares, y realizan alrededor de la mitad (300.000.000.000 de dólares ) de todo el negocio minorista.

Las mujeres conocen a muchos más futuros amantes en centros comerciales que en clubes para solteros.
Fuente IA