Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Los presidenciables / Miguel Ángel Osorio Chong / El enigma del 2018

(Capitulo 1)

Que nunca tantos aspirantes intentaron acceder a la primera magistratura del país es una realidad tangible. Y resulta inédito este hecho, porque cualquiera en sus cabales y con un mínimo de sentido común tiene que reconocer que para lograr ese cometido no solamente debe de contar con el interés personal, pues significa una empresa de proporciones titánicas, abarrotada de escollos y obstáculos de todo tipo, enfrentamientos, inercias y cualquier cantidad de intereses tanto personales como de grupos. Eso lo saben muy bien quienes se sienten llamados a dirigir una nación tan compleja como se ha convertido nuestro país, pero, por lo visto están dispuestos a intentarlo y difícil sería imaginar que alguno de ellos no se sienta la opción que esta nación necesita.

Iniciamos este recorrido de personajes, lógicamente, con los militantes del partido en el poder (PRI), que por diversas causas han sido mencionados como los lógicos sucesores, de acuerdo a la tradición nacional que les otorga la ventaja de estar expuestos ante la opinión pública gracias a sus cargos en el gabinete presidencial y las labores que por lógica trascienden en los medios de comunicación, redes sociales y en las tertulias de los ciudadanos que miran su desempeño como bueno, malo o simplemente desapercibido.

 

 

Miguel Ángel Osorio Chong, ha sido colocado como el favorito, en primer lugar por ocupar la cartera más política del gobierno, pues siendo el responsable de la política interna, es el único con permiso explícito de hacer labores políticas, y no sólo permiso, sino que es su principal obligación. Aunado a ello, las encuestas (si es que aún alguien cree en ellas) lo colocan como el puntero en la sucesión presidencial.

Sin embargo, no ha salido muy bien librado que digamos pese a que cuenta con tantas ventajas para lucirse.
En materia de paz social gran parte del país se encuentra a menos de un grado de la ingobernabilidad, si no es que ya lo está y no se ha dado cuenta.

En el rubro de derechos humanos hemos sido señalados, con pruebas irrefutables desde la ONU, como una nación insensible al respeto de las personas y con prácticas comunes de tortura por parte de todas las instituciones encargadas de procurar justicia.

Las prisiones federales están convertidas en antesalas del infierno en donde existen todo tipo de prácticas inhumanas, abusos, sobrepoblación, tráfico de drogas y armas, autogobiernos de delincuentes y colusión con directores y custodios corruptos.

Precisamente fue por ello que el principal encargo que le hizo su jefe, el presidente de la República Enrique Peña Nieto y ante las cámaras de televisión de vigilar al delincuente más peligroso del mundo, sonrío ante la posibilidad de una nueva fuga ¡qué ridículo!: El Chapo. Osorio Chong lo tomó tan a la ligera que se le escapó de la manera más burda. Que luego lo haya recapturado (la Armada de México), no le quita lo inepto.

También ha sido señalado como parte importante de la caída de la imagen presidencial al colocar como responsable de la Subsecretaría de Normatividad de Medios a Felipe Chao Ebergenyi, un inexperto desconocedor de los medios, que cuenta como gran logro asesorar a Marta Sahagún, y se lo sacudió enviandolo a un cargo diplomático. Pues su principal interés radica en asistir a reuniones y comidas en donde se regodea de su cargo, encerrándose en su torre inexpugnable para no dar entrevistas que delaten su ignorancia mediática. La chamba se la deja a Norma Angélica Morales. Directora de Normatividad, quien no recibe a nadie, porque no decide nada.

En lo concerniente a las conversaciones del lío magisterial, encabezadas por el mismo Osorio Chong en la sede del palacio de Cobián, que ya ha encendido focos rojos con muertos, plantones, suspensión de clases a miles de estudiantes, desabasto en las regiones más pobres por la falta de acuerdos. No se vislumbra que encuentre la fórmula de solución.

Ha tenido que salir al quite el titular de la SEP, Aurelio Nuño, sacándose de la chistera un posible acuerdo de revisión de la Reforma Educativa con el SNTE de Juan Díaz, el auténtico y poderoso líder de la gran mayoría de los mentores, para quitarle presión a un camino sin visos de solución. Y lo mejor… sin afectar el espíritu de la reforma educativa.

Su nombramiento, al comenzar el sexenio como secretario de Gobernación sorprendió a propios y extraños porque en Hidalgo su gobierno fue, más que exitoso, bastante mediocre y gris.

Su cachanchán y paisano más cercano en esta administración era el también ex gobernador Jesús Murillo Karam y ya se vio como terminó su desafortunado paso por la PGR haciendo declaraciones de hartazgo irresponsable con el terrible caso Ayotzinapa. Ahora hasta se le investigan a él y familiares negocios multimillonarios en su paso por Hidalgo.

¿Qué lo convierte en un posible sucesor de Peña Nieto a la Presidencia? ¿Cuáles logros puede presumir?

Que haya arribado a Gobernación, le dio la magnífica oportunidad de mostrar, si es que lo tenía, el bagaje de político experimentado, pero por lo visto será su tumba.

Osorio Chong no será nuestro próximo presidente…

(Continuará)