Los sesenta, década de la bossa nova

De Frank Sinatra a Elvis Presley

Veinte años antes de que se inventara la etiqueta “world music”, un género brasileño sedujo al mundo entero. Hoy pensamos automáticamente en los sesenta como década de los Beatles, pero igualmente se podría afirmar que fue la década de la bossa nova: en todo el planeta se escuchó, se estudió, se tocó la música carioca.

Especialmente, en Estados Unidos. Allí, muchos artistas hicieron bossa nova, comenzando por Sinatra y Presley. Aunque, seamos sinceros, la bossa de Elvis sonaba más a Tijuana que a Río de Janeiro. Y es que en EU rápidamente convirtieron la bossa nova en un baile, en una moda, en un indicativo de la sofisticación y la buena vida.

Los jazzistas, sin embargo, sí que se enamoraron en serio de la bossa. Al fin y al cabo, ellos fueron los descubridores y patrocinadores de aquellos compositores e intérpretes que se movían por Copacabana e Ipanema. Artistas brasileños que, en muchos casos, terminaron instalados en EU, grabando para sellos estadounidenses, trabajando para un mercado ávido.

Ese extraordinario boom explica la abundancia de discos made in USA que tienen, ya saben, ese balanceo que es todo un poema. De esa discografía luminosa se ha extraído el presente programa.