Lula duerme en prisión para comprobar su inocencia, dice

Pone el ejemplo al no violentar a la población. Brasil vive un hecho sin precedente. Por primera vez un expresidente es encarcelado, se trata de Luiz Inácio Lula da Silva acusado de corrupción, cuando este realizaba campaña para regresar a la Presidencia y encabezaba las encuestas de preferencias.

Lula da Silva, afirmó que va a cumplir el mandato de prisión dictado en su contra para poder demostrar que es inocente, durante un discurso ante simpatizantes que le acompañan en el sindicato metalúrgico de Sao Bernardo do Campo.

“Voy a atender el mandato de ellos. Y voy a atenderlo porque quiero mostrarles lo que es responsabilidad y para poder probar mi inocencia”, dijo Lula.

Admitió que cuando visitó recientemente la frontera de Brasil con Uruguay le dijeron que atravesara la calle para refugiarse en el país vecino o que pidiera asilo en la embajada de Bolivia, pero que les respondió que prefiere enfrentar directamente a sus acusadores y que los va a enfrentar aceptando el mandato de prisión.

Lo hago porque sé que la historia va a probar que quien cometió un crimen fue el comisario que me acusó, el fiscal que fue injusto conmigo y el juez que me condenó”, agregó Luiz Inácio Lula da Silva.

El jueves 5, el juez federal Sergio Moro decretó la prisión del expresidente brasileño, condenado a 12 años de cárcel por corrupción en una causa relacionada con la trama destapada en la petrolera estatal Petrobras, y le concedió un día para entregarse a las autoridades policiacas.

Un día antes, el 4 de abril, la Corte Suprema negó al exmandatario un habeas corpus para evitar su prisión antes de agotar todas las apelaciones en instancias superiores.

Ayer, el Comité de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) informó que evaluaba la solicitud de la defensa del exmandatario para que ese órgano dictamine una medida cautelar en su favor con el fin de evitar que sea encarcelado.