Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Mancera se sacrifica para arrebatarle la CDMX a la traidora de Barrales

Luego de renunciar a dar pelea por la candidatura presidencial por el Frente, Miguel Ángel Mancera pone a dos alfiles que buscarán la dar continuidad a su proyecto en la Ciudad de México y de paso frustrar los planes de Alejandra Barrales, quien también quiere ser jefa de gobierno de la capital del país.

Mancera, todavía con el coraje atravesado, pues lo hicieron a un lado en el Frente, aseguró que para las próximas elecciones a jefatura de Gobierno en el Partido de la Revolución Democrática (PRD) habrá competencia para los interesados en ocupar el puesto que él ha ocupado durante cinco años.

“Lo que debe de quedar preciso es que aquí en la Ciudad de México, para la candidatura de la jefatura de gobierno, sí habrá una competencia”, refirió.

No obstante, aclaró que será el PRD, partido por el que él consiguió ser el jefe de Gobierno de la Ciudad de México desde el 2012, será el que tenga mano en la Ciudad de México para los siguientes comicios del próximo año.

Señaló que los contendientes que están en su glosa “tendrán que presentar propuestas y demostrar que conocen la ciudad”.

Por ello cuestionó al aspirante priista, Mikel Arriola, el porqué si se dice chilango consumado no lo demostró en sus cargos anteriores en el Gobierno Federal.

El secretario de Desarrollo Económico de la CDMX, Salomón Chertorivski, afirmó se registrará para competir por la candidatura del sol azteca por la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México.

Vía Twitter, el funcionario capitalino indicó “hemos decidido competir por la precandidatura del PRD por el gobierno de la Ciudad de México. El día de mañana me registraré e iré acompañado de mis amigos y familia”.

Agregó que quien busque gobernar los siguientes seis años la capital del país debe ser alguien con pleno conocimiento de la ciudad y la economía; además de ser alguien sumamente responsable para no incurrir en los problemas de que tuvo Marcelo Ebrard en la administración pasada.