Mano Arriba, la oveja negra de los grupos de cumbia

Nos quieren encasillar en “cumbia cheta”: Natalia Ferrero

La banda Mano Arriba es la oveja negra de los grupos de cumbia cheta más escuchados. Sus integrantes no tienen 20 años, no viven en Carrasco y no son músicos principiantes.

El mayor diferencial aparece en las letras de sus canciones, donde Natalia Ferrero le canta a los hombres que la dejan plantada por salir con sus amigos o a los que la llaman como último recurso.

“Ah bueno, entonces listo. Te clavo el visto”, les dice sin piedad. Y se gana la complicidad de la eufórica platea femenina:

El gran cambio en mi vida es que puedo ser “más yo” y eso me copa. No dormir o estar cansada no me pesa tanto porque me siento afortunada con esto que nos sucede.

Me siento más representada que en mi vida anterior, cuando trabajaba para una empresa de ropa. Ahora canto, bailo, preparo shows, hago fotos. Son cosas que siempre me gustaron de chica y ahora trabajo de eso.

Cuando empezamos con Mano Arriba estaba sonando Agapornis, Mala Tuya, y nos pusimos a hacer covers como ellos para tocar en fiestas. Hacíamos temas de Katy Perry o Rihanna con base de cumbia y nos llamaban mucho del interior para tocar.

Es música para un momento particular, no para todo el tiempo. Es para divertirse y estar “pum para arriba”. No tengo prejuicios con eso. Está buenísimo que Uruguay exporte tantas bandas de este estilo, es un momento único que hay que valorar.

No tiene nada que ver cantar en un living con un show. Me llevó un tiempo de aprendizaje. Los integrantes de la banda (Álvaro y Federico Rabaquino, Martín Introini y Mariano Montaño) sí son músicos hace 15 años y viven de esto. Tienen mucho talento y con ellos siento que tengo el dream team atrás, como que nada puede salir mal.

Nos quieren encasillar en “cumbia cheta” pero no somos de Carrasco ni estamos en esa onda. Es cierto que yo nunca podría cantar cumbia villera porque no sería creíble. Somos de clase media, fuimos a liceo privado, etc.

Canté Lady Gaga y creo que a nadie le gustó. No lo elegí muy bien, fui la única que cantó en inglés. Esa fue mi primera experiencia con tanto público. Tenía mucho miedo y no dejé ver lo que yo podía hacer. No los convencí mucho, mientras yo cantaba (Alejandro) Lerner ponía caras… Pero todas las experiencias sirven.

Close
Por favor ayuda a este sitio
Haz click en cualquier botón para seguir creciendo