Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Más de $22.6 millones cuesta al pueblo, pagar a empleados de expresidentes

Calderón, el que más caro nos sale. Sin contar los cientos de empleados del Estado Mayor Presidencial que resguardan y atienden a los expresidentes de México, estos tienen a su disposición secretarias, asesores, choferes, secretarios particulares y hasta “directores generales”, cuya nómina supera los 22.6 millones de pesos.

Según un reporte oficial de Los Pinos del pasado 15 de junio hay a quien se le paga 197 mil pesos mensuales aunque en total, el erario paga 65 empleados que anualmente cuestan 22.6 millones de pesos.

Según los decretos presidenciales que permiten eso y que son ilegales, cada expresidente pueden disponer de un director general, dos directores de área, 4 subdirectores, 4 jefes de departamento, 4 secretarios, 3 técnicos especializados, 3 choferes y 4 auxiliares administrativos.

Eso además del personal del Estado Mayor Presidencial, el cual comprende, además de seguridad, cocineras y personal doméstico y estos no entran en la nómina, pues cobran directamente en dicha dependencia.

Por ejemplo, en la nómina más cara de los expresidentes es la de Felipe Calderón Hinojosa, quien tiene 14 funcionarios, entre ellos Tomislav Lendo Fuentes, con cargo de “director general”, quien cobra 197 mil pesos mensuales.

La segunda nómina más abultada es la de Vicente Fox Quezada, quien dispone de 20 empleados.

Carlos Salinas de Gortari cuenta con una plantilla de 11 empleados; Luis Echeverría Álvarez, de 17, y Ernesto Zedillo Ponce de León sólo tiene tres enlaces administrativos con un salario mensual de 18 mil 420 pesos.

 

Vicente Fox dice que se lo merecen

De acuerdo con lo publicado por Reforma, el expresidente Vicente Fox destacó que en caso de no existir estos apoyos, como la pensión y el pago de personal administrativo, se fomentaría la incursión en actos de corrupción.

Prácticamente todos (los países) tienen un régimen de pensiones para ex presidentes, se hace con el propósito de que durante la Administración no se tengan tentaciones, tentaciones de hacerse justicia por mano propia, de agarrar dineros que no corresponden”.

Además, subrayó que este mecanismo busca evitar que haya injusticias.